arton77329El Presidente de la Nación, Mauricio Macri, estuvo presente en el cierre del 24 aniversario de la Unión Industrial Argentina y aprovecho para reafirmar sus palabras del día lunes, en el que anunció un cambio de gabinete, nuevas negociaciones con el Fondo Monetario Internacional y realizó un balance de la situación económica que atraviesa la Argentina.

Entre las declaraciones mas resonantes se destacan: “Tengo claro cuál es el camino para salir de esta tormenta y estabilizar la macroeconomía: aprobar un presupuesto equilibrado y sumarle un nuevo acuerdo con el FMI. Con la suma de las dos cosas poder dar certidumbre sobre el programa financiero del Estado argentino en el 2019. Y ahí sí poder retomar el financiamiento externo. Ese es el único camino, no tenemos otro. Basta de pensar en soluciones mágicas.Basta de creer que solamente es cuestión de nombres o de formas. Tenemos que hacer los deberes. Hay cosas que nadie en el mundo, por más apoyo que nos estén dando, va a hacer nuestra tarea”.

Tambien retomó el debate del déficit fiscal y dijo lo siguiente: “Venimos batallando hacia el equilibrio de las cuentas públicas. Cualquier estrategia de desarrollo sostenido empieza por el equilibrio fiscal. Entre otras cosas, bajar el déficit es la manera de atacar la inflación, este cáncer con el cual hemos convivido más de 70 años. Y bajarla para siempre, porque es la única manera de lograr que las grandes empresas y pymes puedan acceder al financiamiento que necesitan para crecer. La inflación crónica que arrastramos hace año impidió que se desarrollara un sistema financiero sólido”.

También declaró: “las tormentas que se desataron y trajeron tanta incertidumbre servirán para salir fortalecidos y crecer. Y recordó: “Los argentinos sabíamos cuando decidimos este cambio que nos esperaba un camino largo con muchísimos desafíos”.

Por otra parte aprovecho el momento para enumerar algunos logros de su gestión: “Pensemos en los productores de las economías regionales que llegaron a mercados que nunca habían imaginado. Las fábricas que vieron abrir una nueva planta, los emprendedores que están exportando por primera vez y los productos que se trasladan por rutas y autopistas que no existían. Cómo no vamos a confiar en el futuro que estamos construyendo”.

Luego le habló directamente a los industriales: “Queremos que la industria sea uno de los grandes motores de nuestro país. Todos compartimos el mismo sueño, generar empleo, tener pymes y grandes empresas. Fortalecer las cadenas productivas y que el Estado y las empresas industriales tengan una misma agenda de productividad. Queremos que en cada pueblo haya una industria que dé trabajo y sea la base de la movilidad social ascendente”.

Finalizando su charla se lo vio emocionado y expresó: “Siento que llegó la hora. Siento que llegó el momento en que demostremos que vamos a dar vuelta la página. Y que esta vez, de verdad, va en serio. Va en serio y nos va a salir bien. Pero lo tenemos que sentir todos ‘acá’, en el corazón. Y no hay lugar para timoratos. Enfrentar la verdad, ponerla sobre la mesa y resolverla requiere de hombría y eso es lo que siento que los argentinos tenemos y que tenemos que poner en este momento”.