Durante el encuentro, que se extendió por 40 minutos, se trataron temas regionales, como la crisis en Venezuela y las elecciones que se llevarán a cabo allí en los próximos meses, y bilaterales, como las trabas impuestas por la Casa Blanca a algunos productos argentinos.

Según indicaron a la prensa voceros de presidencia, en la reunión se habló del “crecimiento económico bilateral y la cooperación en materia de seguridad”, y ambos funcionarios demostraron el interés por avanzar en la posibilidad de que Washington permita el ingreso de productos industriales argentinos, frutas o carnes.

Luego de transmitirle un saludo “afectuoso” por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el Presidente y el secretario de Estado conversaron sobre la crisis en Venezuela.

“Estados Unidos está comprometido con nuestra relación económica y comercial conjunta con Argentina. Vemos muchas, muchas áreas para seguir creciendo esta relación”, expresó el máximo responsable de la diplomacia estadounidense tras reunirse con Macri, según divulgaron fuentes oficiales norteamericanas.

Además, se debatieron aspectos de la organización de la cumbre del G-20, que este año está a cargo de la Argentina, y se destacó el nivel de exposición que adquiere el continente americano al llevarse a cabo también la cumbre del G-7 (en Canadá) y la Cumbre de las Américas (en Lima).

Ayer, el enviado del presidente de Estados Unidos mantuvo un encuentro con el canciller Jorge Faurie en el Palacio San Martín, donde plantearon sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro sin “afectar al pueblo venezolano”, y repasaron los temas de la agenda bilateral en la que Argentina se ha convertido en un aliado de Estados Unidos en materia de seguridad y defensa.

En ese marco, el jefe de la diplomacia de la Argentina y el secretario de Estado de Estados Unidos instaron al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a restablecer “un régimen constitucional”, y analizaron implementar sanciones petroleras para acorralar económicamente al líder chavista sin afectar al pueblo venezolano, que padece una grave crisis humanitaria.

“Estamos haciendo un monitoreo preciso de cómo se pueden tomar medidas para evitar el financiamiento directo o indirecto del gobierno de Venezuela”, enfatizó Faurie en una conferencia de prensa junto a Tillerson en la sede del ministerio de Relaciones Exteriores.

En tanto, el funcionario estadounidense consideró que “no hacer nada es dejar que el pueblo venezolano siga sufriendo”, por lo que llamó a imponer sanciones a Venezuela y evaluar la posibilidad de prohibir la compra de petroleo o insumos derivados, aunque destacó que “hay que tener cuidado de no afectar al pueblo venezolano” con algunas medidas de sanciones económicas que puedan tomar tanto Estados Unidos como los países de la región.

La gira de Tillerson continuará por Perú, Colombia y Jamaica, donde también tiene previsto reunirse con los respectivos jefes de Estado.

Compartir