“La mayoría de la gente comprendió que estar aislados del mundo tantos años no ayudó. Que el populismo no era el camino. Hoy tenemos un 30 % de pobreza”, afirmó el Presidente.

Tras bromear acerca de su paso como presidente de Boca Juniors, dijo que Argentina comenzó “un nuevo proceso”, y agregó que los cambios son “graduales” porque él no es “un mago”.

Sobre el encuentro que mantuvo con Donald Trump en la Casa Blanca, Macri lo calificó de “amigable” y señaló que “todo el equipo (de Trump) nos recibió y discutimos muchos aspectos dispuestos a encontrar soluciones. Hay muchas oportunidades de integración, tenemos que ir por una relación más fuerte”.

Sobre Venezuela, afirmó que “no es una democracia, hay prisioneros políticos, no respetan la independencia del Congreso. Tenemos que pedir elecciones y la liberación de los prisioneros”.

Macri se mostró satisfecho por la postura conjunta del Mercosur respecto de Venezuela y contó que “como nunca” están llegando venezolanos a Argentina escapando de la situación en su país.

“Necesitamos un gobierno democrático en Venezuela. Y el día después será muy duro”, amplió.

Hablando de la política argentina, y ante los comicios legislativos que se avecinan, Macri dijo que hubo una transición “complicada. La transición no fue fácil para muchos, sufro con ellos, pero aún creo que vamos a ganar las elecciones”.
Macri recordó las manifestaciones convocadas por redes sociales en apoyo a su gobierno y dijo que muestran “una energía distinta en Argentina”.

La convocatoria del encuentro, realizado a unas diez cuadras de la Casa Blanca, fue “Argentina ante un punto decisivo”.

 

Foto vía: globovision.com

Compartir