La obra, denominada “bypass”, permitirá descongestionar uno de los peores “‘cuellos de botella” del país, por donde circulan más de 18 mil vehículos por día, y permitirá ahorrar 45 minutos de viaje en hora pico, según indicó la información oficial.

La autovía cuenta con 8.500 metros de extensión y desvía el tráfico fuera del casco urbano de Luján, al tiempo que enlaza de manera directa y segura con el Acceso Oeste.

De esta manera, quedó inaugurado el primer tramo de la Autopista Luján-Bragado, una iniciativa que demandó una inversión de $14.800 millones que financió el Ministerio de Transporte de la Nación a través de Vialidad Nacional y que alcanzará los 143 kilómetros.

En declaraciones periodísticas, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich,  precisó que la obra estuvo “licitada y adjudicada, pero sin avanzar y abandonada durante una década, y en menos de un año se puso en marcha y se terminó”.

 

Compartir