El candidato liberal francés a la Presidencia, Emmanuel Macron, afirmó hoy que si gana el balotaje del próximo domingo no quiere gobernar sino “presidir” y consagrarse, sobre todo, a la política europea, a la exterior, a la defensa y a la educación.

En una entrevista concedida a la emisora RTL, Macron explicó que eso significa “no interferir en todos los campos ministeriales y no meterme en todo”.

El favorito de las encuestas puntualizó que eso no supone que vaya a retirarse de la gestión, pero sí que se consagrará en particular, de acuerdo con las competencias del jefe del Estado fijadas en la Constitución, al papel de Francia en Europa, a la política exterior, de defensa ya la educación, según refleja también la agencia de noticias EFE.

Macron se resistió, como viene haciéndolo hasta ahora, a dar nombres sobre en quién piensa como su primer ministro y se limitó a señalar que los criterios para su elección son “la competencia y la capacidad para dirigir”. No obstante dejó claro que ya la eligió, aunque todavía “no le he informado” a esa persona.

Macron, quien dijo afrontar la votación del domingo con un ánimo “determinado” y “tranquilo”, justificó su negativa a renunciar a diferentes elementos de su programa para atraer votos de candidatos que no le apoyaron en la primera vuelta, en especial después de la demanda en ese sentido del que fue candidato de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon.

“Si cediera a unos y otros -argumentó- (…) traicionaría al 25% (obtuvo el 24,01%) de los votantes que me eligieron en la primera vuelta”, argumentó.

 

Foto vía: minutenews.fr

Compartir