not_938542_05_122510El presidente de la Nación, Mauricio Macri, presentó una medida por la cual el Estado comprará los medicamentos del PAMI de forma directa a los laboratorios y sin intermediación de los empresarios. “Esta sana competencia permitirá que cinco millones de jubilados accedan a una mejor oferta”, señaló.

Durante la presetación el Jefe de Estado dijo: “En nuestro gobierno asumimos algo central, que es cuidar lo que es de todos, y también cuidar a los jubilados”, estuvo acompañado por el titular del PAMI, Sergio Cassinotti.

Y agregó: “Teníamos un PAMI débil y desequilibrado, que terminaba atrasándose en el pago de medicamentos, de las prótesis, y eso era un peor servicio para nuestros jubilados. Hoy tenemos cada vez más un PAMI sólido y fuerte, y eso significa que puede dar un mejor servicio”.

Esto comenzará a regir desde el 1 de noviembre para ampliar la oferta y motivar a una competencia más justa. Durante el pasado mes de octubre, más de cien laboratorios (incluyendo los más importantes del país) firmaron este convenio con PAMI. Esto permite que todos los laboratorios que firmen, estén en igualdad de condiciones para ofrecer sus productos a los afiliados a PAMI.

Y explicó: “De esta manera, se tiene un mayor control sobre los precios, se garantizan los pagos y se accede a información de valor para generar políticas de salud en beneficio de los afiliados. Además, cada laboratorio contará con un código de acceso que le permitirá ver en tiempo real la dispensa de sus productos en todo el país. Este cambio en la forma de comprar medicamentos no modifica la cobertura con la que cuentan los afiliados, que es la más amplia del país”.

El anuncio se dio en paralelo a un trámite que sigue su causa en la Corte Suprema. Se trata de un planteo judicial, el caso Blanco, que podría beneficiar a más de 150 mil jubilados y que está frenado desde hace semanas por el Presidente del máximo tribunal, Carlos Rosenkrantz.

Lucio Orlando Blanco había iniciado el reclamo, quien se jubiló en 2003 con un haber inferior a la mitad del sueldo promedio. La Sala II de la Cámara de la Seguridad Social, con los votos de los jueces Nora Carmen Dorado y Luis Herrero, le dio la razón a Blanco, quien debería cobrar una jubilación superior en un 31% a la que le ofrece la ANSES con la Reparación Histórica.

Los jueces ordenaron que se aplique el índice de Salario Básico de la Industria y la Construcción en lugar del RIPTE (Remuneración Promedio Imponible de los Trabajadores Estables) que elabora el Ministerio de Trabajo y que fijó la ley promovida por el actual gobierno. En casi la totalidad de los casos, con la aplicación del RIPTE los haberes y retroactivos son inferiores a los que se obtendrían utilizando el otro índice.