macri-mendoza-09072018-364041El presidente de la Nación, Mauricio Macri, pidió no relajarse e insistió en que no hay que confiarse detrás de estos últimos tres días donde el mercado cambiario estuvo calmo porque aún continúan vigentes los problemas de la economía argentina y una nueva tormenta proveniente del exterior podría volver a generar incertidumbre y volatilidad.

El jefe de Estado brindó una conferencia de prensa que en la provincia de Mendoza junto al gobernador local, Alfredo Cornejo, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.”Hay que tener cuidado con lo que estamos viviendo. Tres días consecutivos de tranquilidad no significa que las cosas se hayan resuelto. Lo que hay que hacer es actuar en consecuencia con lo que decimos. Hoy estamos avanzando como argentinos para no vivir más de prestado porque gastamos más de lo que tenemos y así no podemos desarrollarnos” dijo.

En la charla evito dar detalles sobre la negociación con el Fondo Monetario Internacional para cerrar un nuevo acuerdo que permita garantizar las obligaciones financieras de 2019. Asi mismo evitó dar opinión sobre Elisa Carrió cuando le preguntaron por los reparos que genera Lilita con los miembros del radicalismo.

También declaró: “Cuando arrancamos con Cambiemos nos decían que ni siquiera íbamos a llegar juntos a las elecciones y ahora van dos años y medio que estamos trabajando muy bien. Quiero agradecerle al gobernador, que también es el presidente de la UCR, por cómo hemos trabajado desde el primer día. Se combinan historias distintas que nos han servido para complementarnos y atravesar seis tormentas consecutivas en 9 meses”

Por su parte, el gobernador local fue menos diplomático: “Las declaraciones altisonantes de algún miembro de Cambiemos las tomamos como eso, tenemos esperanza de que Cambiemos va a seguir en la misma línea de la búsqueda de un país normal con una economía sana, instituciones fuertes y armonía; una declaración más, una declaración menos no puede perturbarnos para conquistar esos objetivos”.

Macri contradijo a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien había señalado que los intentos de saqueos eran promovidos por dirigentes vinculados al kirchnerismo. Durante la conferencia de prensa dijo que los ataques advertidos hasta ahora “son aislados” y no “orquestados” por algún dirigente político.