image5c05352545851Mauricio Macri, presidente de la nación, quiso darle un cierre a la cumbre del G20 que se organizó en Buenos Aires con una conferencia de prensa que se llevó a cabo en la Casa Rosada. “Logramos ser una presidencia que concilie y que una”, aseguró.

El jefe de Estado aseguró: “Nunca tuvimos la relación con el mundo que tenemos ahora, nunca antes hubo un nivel de atención como el que tenemos ahora”. Y remarcó: “Después de este evento histórico, hay que seguir trabajando como lo estamos haciendo, este es el único camino”.

Ademas aclaró que la organización exitosa de la cumbre “no resuelve los problemas” internos que tiene la Argentina. “Ahora tenemos que esperar meses de trabajo, un trabajo que nos va a llevar a bajar la inflación y a que la economía lentamente vuelva a crecer”, analizó.

Sobre el crecimiento de la economía Argentina dijo: “No queremos hacer más pronósticos, ahora estamos estabilizando la economía y ya hay sectores que marcan una mejora, hay sectores que están creciendo al 15%, algo que nos fortalece”.

Y agregó: “Aparentemente el agro también está bien, no está pronosticada ninguna sequía, pero insisto: esto es un trabajo de todos los días. El verano pinta muy bien. Todos estos convenios que estamos haciendo han ido incrementando la visita de extranjeros a la Argentina. Estamos trabajando para que eso sea cada día más”.

En cuanto a las actividades que mantuvo dentro del G20, Macri calificó como “muy positiva” la reunión con la primera ministra Theresa May, aunque destacó que eso no significa un renunciamiento al histórico reclamo de soberanía de la Argentina sobre las Islas Malvinas.

El presidente también habló sobre las negociaciones para lograr un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, sobre todo luego de las reservas planteadas por el presidente de Francia, Emmanuel Macron. “Todos somos conscientes de que es un acuerdo muy demorado. Siempre hay puerta abierta, y lo más importante es que hemos entendido que el Mercosur ha sido el bloque más cerrado del mundo, y eso generó que hayamos crecido menos”, afirmó.

Y sobre sus relacion con sus pares mandatarios agregó: “En las bilaterales hablamos de temas concretos; hemos firmado cosas valiosas. Con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, por ejemplo, que van a participar en la licitación de construcción del ferrocarril a Vaca Muerta. O con Xi Jinping (presidente de China), firmamos el acceso de la cereza argentina a China”.

El mandatario también respondió sobre la final frustrada entre River y Boca por la Copa Libertadores, que se jugará la semana que viene en España, muy lejos del continente en el cual se disputa el torneo. El mandatario hizo hincapié en un detalle que ya había mencionado la semana pasada en una declaración ante los periodistas acreditados en Casa Rosada. Dijo que a la hora de tomar la determinación de llevar el clásico a Madrid, pesó más en las autoridades de la Conmebol y de la FIFA que los hayan escupido en el Monumental, que la violencia contra el micro de Boca.