La reina Máxima de Holanda retomó su agenda oficial después de casi dos semanas de luto por el suicidio de su hermana Inés Zorreguieta, y explicó que la joven “estaba enferma” y “no podía encontrar la felicidad”.

“Estoy contenta de recuperar mi agenda en este centro, que tanto significa para las personas que padecen cáncer. Personas que están enfermas, pero que no pierden la esperanza de curarse. Mi querida y pequeña hermana Inés estaba enferma. No podía encontrar la felicidad y no podría curarse. Nuestro único consuelo es que finalmente ha podido encontrar la paz”, afirmó la reina en su primera aparición pública desde el pasado  7 de junio.

Al visitar el Centro de Terapia de Protones del Centro Médico Universitario de Groningen, Máxima manifestó: “Quiero expresar mi gran agradecimiento por las muchas cartas, los múltiples mensajes y otros gestos de simpatía. Nos ha ayudado de verdad. También quiero agradecer el respeto que todos han mostrado por mi familia en estos tiempos difíciles. Gracias”.

Máxima no pudo asistir a la apertura del centro hospitalario porque estaba programada el mismo día que falleció su hermana, el pasado 7 de junio, por eso su primera aparición pública fue al centro médico.

Compartir