Ver ese rio de gente emocionaba, traía recuerdos, frenaba con contundencia cualquier intento de cambiar el rumbo que se eligió hace más de 34 años cuando terminó la etapa más negra de la historia de nuestro país.

Encabezaban la marcha los organismos de DDHH quienes reclamaban que no se libere antes de tiempo a los represores

El documento con el que se cerró la tuvo como principal destinataria la Corte Suprema . En particular, la mayoría del máximo tribunal que benefició al represor Luis Muiña con la aplicación del “dos por uno”, en un fallo que abrió la puerta para que se favorezca a otros represores. En contraste con la composición netamente opositora de la movilización, el documento oficial tuvo un tono claramente moderado: a diferencia de lo sucedido el último 24 de marzo, no se cuestionó al Gobierno ni al Presidente, que ayer finalmente se pronunció en contra de la sentencia de la Corte.

 

Foto vía: cronista.com

Compartir