El decreto establece la facultad del Ejecutivo nacional para que adopte “las medidas urgentes, contundentes, excepcionales y necesarias, para asegurar a la población el disfrute pleno de sus derechos, preservar el orden interno, el acceso oportuno a bienes, servicios, alimentos, medicinas, y otros productos y servicios”.

En el marco de una ola de protestas opositoras que ya dejó casi 50 muertos en un mes, el Presidente decidió endurecer la situación y redobló las apuestas para sostener su gobierno.

Compartir