“Yo jamás voy a romper Cambiemos. Solo trato de que Cambiemos en serio”, aseguró Carrió a través de su cuenta en la red social Twitter, tras el pedido de renuncia que realizó a la número dos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Silvia Majdalani, ante una sospecha de espionaje, que motivó un nuevo cortocircuito dentro del oficialismo.

Luego de que la AFI decidiera abrir un sumario interno para investigar el supuesto espionaje a Carrió, el jefe de Gabinete, Marcos Peña aseguró que el Gobierno quiere “ir a fondo” para esclarecer la existencia de fotos e información de una visita que realizó la diputada a Paraguay en abril pasado.

Peña ratificó además que Carrió “es un pilar central de Cambiemos” y “una referente de las más importantes en términos políticos” y “morales”, tras participar del Tedeum en la Catedral Metropolitana junto a Macri.

El jefe de ministros descartó de plano que vaya a haber “un cambio en Cambiemos” y afirmó que la alianza “está con un nivel de fortaleza interna muy grande como dijo la propia doctora Carrió”.
Incluso, se mostró convencido de que “Cambiemos va a generar una alternativa por muchos años en la Argentina en todos los niveles que hacía falta”.

Carrió advirtió que “todos los que hablan de ruptura, son los que quieren debilitar al presidente y yo no me voy a prestar a eso”, al tiempo que sostuvo que “la lucha por la república, la verdad y la justicia es innegociable”.

Por su parte, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, admitió que si existiera espionaje contra Carrió “se podrían tomar medidas” aunque sostuvo que primero “hay que determinarlo” y dijo que no tiene “elementos para afirmar que sea así”.

“Son cosas que hay que determinar. Si existe algún tipo de persecución desde un organismo estatal contra cualquier dirigente político, se estaría actuando fuera de la legalidad y de los objetivos de información del gobierno nacional. Así que, obviamente, se podrían tomar medidas, pero primero hay que determinarlo y no tengo elementos para afirmar que eso sea así”, aseguró.

En declaraciones a radio El Mundo, el senador sostuvo que las acusaciones contra Majdalani, “son denuncias que deben ser aclaradas” aunque dijo que no sabe “cuál es la base que tiene la doctora Carrió para decir que fulano de tal la persigue por tal motivo”.
Carrió pidió la “destitución” de Majdalani y lanzó una severa advertencia al deslizar que “no” sabe “qué” va a hacer si Macri “sigue sosteniendo” a la funcionaria.

En contraposición, la abogada de Carrió, Mónica Frade, sostuvo que los servicios de inteligencia en el país siempre “han hecho porquería” investigando a personas, pero no descartó que el presunto espionaje del que fue objeto la diputada en un viaje que realizó a Paraguay “haya sido una operatoria de gente que ya no está en la AFI” empeñada en que “rompa con Cambiemos”.

Frade dijo que Carrió para algunos “es molesta, para este gobierno y para cualquier gobierno, quizás por tener una línea de conducta que es bastante rigurosa”.

La abogada ratificó que por lo ocurrido con su viaje a Paraguay, Carrió “sale a responsabilizar por supuesto a Majdalani” a quien, recordó, “la está objetando desde el primer día de su designación”.

Foto vía: diariojudicial.com

Compartir