Contar con el calendario de vacunas al día será un nuevo requisito obligatorio para poder tramitar el DNI, el pasaporte o la licencia de conducir. Si se aprueba un nuevo proyecto de ley que prevé nuevas medidas de control para el cumplimiento y financiamiento de la vacunación gratuita y obligatoria, no sólo en en los mas chicos sino también en adultos.

La nueva Ley de Vacunación pretende actualizar el marco normativo que se encuentra vigente desde el año 1983 (ley 22.909). La situación actual de la salud en la sociedad es muy diferente al de hace 35 años atrás, cuando el Calendario Nacional contaba con  seis vacunas obligatorias para niños: tiene 20 vacunas para toda la familia, en cada etapa de la vida.

La principal duda para los especialistas radica en cómo lograr que las vacunas sean efectivamente obligatorias para los adultos. Es que la relación padres-pediatras-colegios está bien aceitado, una vez finalizada la etapa escolar el seguir con el ritmo vacunatorio se convierte en una decisión individual que conlleva en una obligación formal.

766272_20180403150819Según las palabras del diputado nacional Pablo Yedlin, quien ademas es vicepresidente de la comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara baja y autor del proyecto “Los adultos en Argentina ni siquiera sabemos cuáles son nuestras vacunas”. Para poder empezar los trámites, a los mayores no se les exigirá que presenten el carnet de vacunas de la infancia. “Se les va a pedir el certificado que acredite que tienen aplicadas las de la hepatitis B y la doble bacteriana adultos. A los nacidos después de 1965, también la triple viral (que protege contra sarampión, paperas y rubéola). Y sin son mayores de 65 años, la antigripal y las antineumocóccicas”, aclaró.

La idea principal del proyecto es elevar las coberturas de vacunación que “son buenas en Argentina, pero no están mejorando”. Para el diputado “no es un tema en el que nos podamos quedar tranquilos” y resalta que el espíritu de la ley es que el interés sanitario prevalece sobre el individual. “Con coberturas por encima del 95% se genera el efecto rebaño, todos los que nos vacunamos protegemos a los que no se pueden vacunar. Por eso las vacunas son gratuitas, pero además obligatorias”, expresó.

La ley establece la creación del Registro Nacional de la Población Vacunada Digital, en la cual se deben asentar los datos de vacunación de cada uno de los habitantes de todas las jurisdicciones y subsistemas de salud. “La idea es que se pueda consultar online, declara Carla Vizzotti, presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología. Pero hacer un carnet de vacunas nacional y proveerlo a las provincias es el doble aseguro, ya que si el interesado lo pierde, el objetivo es que con el DNI imprima otro”.