De manera formal, el PJ bonaerense envió a Randazzo una “carta documento informativa” por “expresas instrucciones” del titular del justicialismo provincial, Fernando Espinoza, en la que confirmó que “algunos de los partidos que han integrado el Frente para la Victoria” en 2015, han “manifestado que van a constituir otro frente electoral”.
Allí se le indica al ex ministro que “podrá presentarse como cualquier otro candidato, en el Partido Justicialista y en el marco de la ley electoral vigente”.
En medio de las negociaciones de último momento, desde el kirchnerismo le mandaron a decir al ex funcionario: “Si querés usar el PJ, úsalo sino vení con nosotros en una lista de unidad”, aunque estimaron que “salvo una cosa extraña y que Randazzo cambie” el kirchnerismo irá por un frente cuya denominación aún no fue confirmada.
Desde La Cámpora advirtieron que “con la carta de Espinoza se termina el argumento de la proscripción” y deslizaron así la decisión de que el kirchnerismo vaya a las elecciones de octubre “sin el sello del PJ” e incluso dejaron abierta la puerta para que el ex ministro del Interior y Transporte compita en el nuevo frente “si quiere participar de esta discusión contra el gobierno nacional”.
Asimismo, desde el camporismo le recriminaron al sector que sostiene la candidatura de Randazzo haber rechazado “una invitación” de Máximo Kirchner y Héctor Recalde “para que vuelvan al Frente para la Victoria”, pero parece que es “un capricho”, deslizó uno de los operadores políticos.
En este contexto, también le enviaron un mensaje al ex jefe de Gabinete y actual jefe de campaña de Randazzo, Alberto Fernández, por exigir que haya PASO en el Partido Justicialista para definir sus candidatos para las elecciones de octubre.
“Este es el único país donde un hombre que hace ocho años que no pertenece a ningún partido reclama internas”, puntualizó una fuente cercana a Máximo Kirchner, para preguntarse “cómo puede pedir interna si tiene cinco intendentes y mide entre 6 y 8 por ciento, es llamativo que quiera competir”. Más allá de la oferta de unidad del kirchnerismo, por lo bajo los dirigentes de La Cámpora advierten que “nada nos garantiza que los diputados electos por Randazzo vayan a acompañar las decisiones del bloque y sino miremos cómo votaron durante este año y medio” en el Congreso.
Respecto del financiamiento, explicaron que en una alianza los fondos se dividen “en proporciones iguales” como así también los segundos en publicidad televisiva.

Foto vía: lanacion.com.ar

Compartir