Carrió también dijo que le “preocupa la inseguridad de la provincia de Buenos Aires”, cuestionó la figura del ministro de Seguridad del distrito, Cristian Ritondo, y dijo no poder creer que ex funcionarios kirchneristas que “se robaron todo lo del Estado no tengan prisión preventiva”.
Un día después de revelar que el albañil que la denunció por presunto “enriquecimiento ilícito” recibió 1.500 pesos para llevar el caso a la justicia, Carrió remarcó: “Hace seis meses que denuncié esta operación”.
“El Gobierno mismo es el que debe estar interesado en saber quiénes me hacen operaciones falsas y si hay personas directas o indirectamente vinculadas al Gobierno, a la AFI, a Inteligencia de la provincia de Buenos Aires, al señor (Federico) ‘Fredy’ Lijo, al señor (Sergio) Massa, al señor Ritondo”, alertó.
En su reclamo a la Casa Rosada, Carrió insistió: “Tiene que averiguarlo porque soy una aliada central del Presidente”, Mauricio Macri.
De todas formas, aclaró que “el Presidente no tiene nada que ver con esto y estoy segura que (el jefe de la inteligencia nacional, Gustavo) Arribas tampoco”.
Carrió enfatizó que “estas cuestiones la gente las tiene que saber y yo estoy dispuesta, aunque me maten, me digan lo que me digan, a que el pueblo sepa toda la verdad”.
Carrió también vinculó a “sectores de la Side, inteligencia de la provincia de Buenos Aires y vinculados a altos rangos del Poder Judicial o alguna asociación entre algún juez y el presidente de la Corte” Suprema, Ricardo Lorenzetti, con la denuncia en su contra por supuesto enriquecimiento ilícito.
La diputada quedó imputada en una causa luego de que la fiscal Paloma Ochoa requirió al juez Daniel Rafecas investigar a Carrió por presunto enriquecimiento, tras lo cual la legisladora alertó ayer sobre un pago de “1.500 pesos” al denunciante, el albañil Saúl Enrique Paz.
“Esa persona declaró que no quería denunciarme, que se había acercado alguien seguramente vinculado a la SIDE, que le pagó 1.500 pesos, lo llevó a Comodoro Py y le hizo firmar un papel”, contó la diputada nacional esta mañana.
Por otra parte, Carrió volvió a cargar contra funcionarios kirchneristas al señalar que “hay una orden de proteger” a “Aníbal (Fernández) y (Julio) De Vido, incluso de sectores del Poder Judicial”.
Respecto de Fernández y el diputado De Vido, los definió como “dos figuras claves a partir de las cuales no hay renovación del sistema político en la Argentina”.
La diputada volvió a cuestionar a Ritondo, cuando manifestó su “preocupación” por “la inseguridad de la provincia” y señaló que al funcionario “no lo conozco, pero no hablé y no voy a hablar nunca” con él.

Foto vía: eldia.com

Compartir