El funcionario nacional definió a esa norma como “una de las cuestiones más perversas que se ha hecho en materia de política criminal en nuestro país”, porque “generalmente” benefició a delincuentes que cometieron “hechos aberrantes”.

Sin embargo, aclaró que el Gobierno tiene una “posición institucional respetuosa” de la sentencia del máximo tribunal del país, debido a que “la Corte Suprema es la última intérprete de la ley”.

Garavano, sobre el fallo de la Corte Suprema de Justicia, manifestó: “No me parece justo para ninguna persona que esté hoy condenada que se aplique esa ley”.
“Un fallo de 2×1 en ningún escenario me parece bueno”, completó. La sentencia se aplicó para el caso de Luis Muiña, integrante del grupo de tareas que funcionó en el hospital Posadas, de la localidad bonaerense de Haedo durante la última dictadura militar.

Muiña fue acusado por los hechos ocurridos en la madrugada del 28 de marzo de 1976, y fue condenado por tormentos y secuestros en 2011 por el Tribunal Oral Federal 2 a la pena de 13 años e prisión.

“Me parece, tanto en este caso como en otros, que la ley del 2×1 fue uno de los peores engendros, de las cuestiones más perversas que se ha hecho en materia de política criminal en nuestro país”, expresó hoy Garavano.

Y amplió: “Esa es mi reflexión general y salgo también de este fallo en concreto y abarco como tuvimos el caso (del cura Julio César) Grassi y otros casos recientemente”.

 

Foto vía: generemosdebate.com

Compartir