1527164411232A pedido explicito del presidente de la nación, Mauricio Macri, habrá público visitante en la final de la Copa Libertadores que disputarán Boca y River en la Ciudad de Buenos Aires. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, se expresó al respecto y dijo lo siguiente: “Confió en que la Argentina se va a mostrar bien al mundo porque el Gobierno viene trabajando desde hace tres años en el programa de tribunas seguras.

En declaraciones en un programa televisa de america TV dijo: “No es un capricho del Presidente, el que no arriesga no gana. Hay que animarse a dar pasos. Hicimos mucho para que no haya violencia en el fútbol”. Y recordó que la situación cambió en los últimos dos años y ocho meses: “Siempre se hablaba de muertos y ahora ha cambiado para bien”.

En palabras de Bullrich el presidente Mauricio Macri la llamó muy temprano esta mañana para retomar la charla que habían mantenido ayer en Río Cuarto y pedirle que se pusiera a trabajar al respecto con los funcionarios porteños.

Y agregó: “La Ciudad requirió el apoyo nacional y nosotros se lo vamos a dar.Vamos a necesitar de todos. De los jugadores, los técnicos, los presidentes de los clubes y de toda la sociedad para demostrar un salto en nuestra cultura cívica”, resaltó la ministra.

Insistió en que “al ser un partido de carácter internacional, la final se va a hacer con las pautas de un partido internacional, que es con público visitante”. Y dijo que “la decisión es mostrarle al mundo que las barras y los violentos no entran al fútbol porque los tenemos en las listas de derecho de admisión”.

Bullrich se mostró optimista de que todo va a salir bien más allá de los retractores de la iniciativa oficial: “El primer recurso que vamos a usar es la convivencia y la paz, no la policía. Queremos que todo salga bien como en los Juegos Olímpicos de la Juventud. Creemos que así va a ser”.

Y recordó: “Tuvimos los JJ.OO. y ahora una final internacional de fútbol y el G20. Nos vamos a mostrar bien al mundo”.

Ademas aprovecho la oportunidad y se refirió a la controversia que desataron sus dichos sobre la portación de armas a una radio cordobesa. “El que quiera andar armado, que ande armado”, había dicho.

Explicó que esa frase está incompleta porque recortaron su testimonio: “Es mejor que la gente no las use. Eso dice la frase siguiente de ese reportaje que fue cortada”.

Y se defendió: “En un primer lugar yo dije que nosotros preferimos que la gente no esté armada y que el hecho del arma tiene que ser una excepción. En Argentina hay una regulación específica de parte de la ANMAC que permite a determinadas personas portar armas y poder usarlas en determinados casos. En nuestro país hay poca cultura del uso de armas, a diferencia de lo que sucede en EE.UU.”.

Y aclaró que desde el Ministerio de Seguridad no se recomienda el uso de armas. “En Argentina hay portación legal de armas. La portación de armas depende de cada uno. Para portar hay que tener certificado de antecedentes, certificado psiquiátrico y una cantidad de requisitos bastante duros”, remarcó.