El jefe de los ministros afirmó que en Argentina la gente asocia en general al FMI “a crisis y no a prevención de crisis” y, en ese sentido, buscó marcar las diferencias políticas y económicas del país en el 2001 y las actuales.

“Hoy hay un programa económico que va por el sendero correcto y que fruto de una caída de escalón de confianza, externa e interna, nos obliga a tomar esta medida preventiva para cuidar el acceso al financiamiento mientras vamos hacia el equilibrio fiscal”, manifestó Peña en un encuentro con la prensa argentina durante su visita de un día a la ciudad de Nueva York.

Respecto a la diferencia de “percepción” que puede haber entre y una crisis y tomar acciones para prevenir una crisis, el funcionario agregó que “tiene que ver con que muchas veces cuando se ha acudido al Fondo se ha buscado echarle la culpa de nuestros problemas”.

“Los problemas de los argentinos son de los argentinos y las soluciones son de los argentinos. Nosotros estamos yendo a pedir ayuda a los mercados, al Fondo, o a quien sea porque no hay viabilidad social, ni económica, ni política de hacer un ajuste de un día para el otro ni eliminar nuestro déficit de un día para el otro”, sentenció.

Compartir