El jefe de Gabinete, Marcos Peña, reconoció que hubo “un clima tormentoso, producto de varios factores externos”, pero aseguró que el Ejecutivo “va a cumplir” su objetivo de reducir el déficit fiscal.

En declaraciones radiales, Peña ratificó que la iniciativa de bajar el costo público “no tiene marcha atrás”, y destacó que durante la administración de Cambiemos se redujo “cuatro puntos el gasto en el PBI, además de bajar dos puntos de impuestos”.

Además, resaltó que hubo “un avance muy concreto” en las negociaciones para que los mandatarios provinciales apoyen el presupuesto 2019 en el Congreso de la Nación.

“Hoy estamos buscando un acuerdo presupuestario y venimos conversando sobre el tema, pero podemos garantizar que el camino fiscal que hemos comprometido se va a cumplir. Estamos confiando porque ese compromiso que asumió la Argentina no tiene marcha atrás. Tenemos que ir al equilibrio fiscal para crecer por mucho”, manifestó.

Respecto de la suba del dólar, Peña admitió que el país atraviesa “un clima tormentoso, producto de varios factores externos que se combinaron”.

“Una combinación de la suba de tasas en Estados Unidos que hace que el financiamiento se vuelva más caro; la guerra comercial que también ha cambiado el clima de los mercados y la suba del petróleo que duplicó su valor en los últimos meses”, precisó.

Según explicó el funcionario, “en un país muy acostumbrado a usar el dólar como termómetro de la situación económica, potencia el nerviosismo y un problema de confianza”.

“Cuando se habla de confianza tenemos que entender que uno de los desafíos que tenemos como país en este camino de estos dos años y medio de recuperación y salir de una economía que iba rumbo a ser Venezuela, es que la confianza del mundo está depositada en una sola persona, se llama Mauricio Macri”, enfatizó.

En sintonía, el jefe de Gabinete resaltó: “Ni la cuestión está en una crisis tan terminal como se quiere plantear ni está todo bien. Lo importante es que el rumbo ha sido respaldado por casi todas las economías más importantes del planeta. La confianza que genera Mauricio Macri como presidente es inédito en tamaño, en velocidad y en la poca condicionalidad”.

“Hemos tenido una muy mala cultura del poder, una muy mala cultura democrática. Tendremos que seguir trabajando permanentemente con esa conversación con los argentinos para aclararlo y para marcar la claridad del rumbo”, sentenció.

Compartir