image5b6918efdcc4aEnrique Pescarmona sin peles en la lengua afirmó ante el juez Claudio Bonadio: “Fui objeto de una extorsión y coacción por parte del arquitecto De Vido y de la presidenta Cristina Kirchner y creo que tuve que actuar en necesidad para salvar a 3000 puestos en la Argentina. Esto fue lo mismo que me hicieron en el secuestro, tuve que pagar porque si no me mataban”, declaró al confirmar su decisión de convertirse en imputado-colaborador y ratificar lo que había declarado ante el fiscal Carlos Stornelli.

Son algunos detalles de la confesión del empresario que trascendió en los medios de comunicación. Pescarmona esquivó los eufemismos. “Los gobiernos del doctor (Nestor) Kirchner y de la presidenta Cristina me re cagaron”, afirmó. También puso al ex ministro De Vido, hoy preso, como el responsable de hacerle llegar los mensajes. “Vengo con un mensaje de la corona; o te asocias o te asocias”, le dijo De Vido.

El juez Claudio Bonadio ya procesó a Pescarmona por haber sido miembro de la asociación ilícita que encabezaron la ex presidenta y el ex ministro de Planificación, a los que acusó de extorsionarlo. Sus palabras sirvieron también como prueba para acusar a Cristina Kirchner y De Vido de estar al frente de la asociación. Ahora, su procesamiento, como los del resto de los imputados, está siendo debatido en la Cámara Federal.

El ex dueño de IMPSA dijo: “Estoy muy arrepentido de haber pagado, de tener que ceder a este chantaje que es lo mismo que tuve que hacer cuando me secuestraron”, aseguró. Y agregó que se trató de una “extorsión impresionante” y hasta señaló que desde el gobierno k frenaron unas obras que su empresa había iniciado en Venezuela, como una forma de mostrar el poder que tenía la “banda” y las consecuencias que podía sufrir si no pagaba.

Y agregó: “Con (Hugo) Chávez no había tenido problemas en Toccoma. El tema de las extorsiones las conversé informalmente con la gente de Techint porque a ellos les pasaba lo mismo con la expropiación de Sidor. No tengo pruebas pero también creo que nos pararon los pagos en Brasil. Nosotros habíamos hecho una inversión enorme en un parque eólico que era el más grande de Latinoamérica y el segundo más grande del Mundo con una inversión de 700 millones de dólares”

Así mismo afirmó que  su empresa Impsa ya tenía aprobada una iniciativa privada en Paraguay “con un socio paraguayo y faltaba que la aprobara el gobierno argentino, cuando presentamos el proyecto me llama al arquitecto De Vido diciendo que quería reunirse con nosotros”.

Se generó entonces una comida a la que asistieron De Vido, el ingeniero Valenti, Pescarmona y su hijo Lucas. Esto fue a comienzos del año 2006 y “los primeros 20 minutos del encuentro fue todo muy bien” pero en un momento “el ministro De Vido dice ‘vos necesitás un socio’, a lo que le respondí que no necesitábamos un socio”.

“Señor ministro, disculpe, pero creo que no necesitamos un socio” dijo Pescarmona. “Recuerdo que mi hijo -prosiguió Enrique Pescarmona en su confesión como arrepentido- le dijo también ‘mire, ministro, si nosotros nos asociamos con usted vamos a ir presos'”.  El ministro le respondió:  “Nene, nosotros no nos vamos a ir nunca de acá, vos no entendés nada, nene”.

Un mes después De Vido volvió a pedir otra reunión. Los términos del mensaje fueron claros: “Directamente dice ‘vengo con un mensaje de la corona o te asociás o te asociás’. Con esa extorsión que nos hacían me hizo acordar a la extorsión del secuestro que sufrí en el año 85. A pesar de que han pasado muchos años y ser un tipo duro todavía tengo el síndrome del secuestro”.

Y añadió: “Tuvo en ese momento una sensación parecida con esa extorsión que describí. Aún me levanto exaltado de vez en cuando en medio la noche con la sensación de estar encerrado en una celda. En esa segunda comida le respondí que no que no me iba a asociar con ellos. Terminó igual que la otra vez. Con puteadas y enojo del ministro que se fue vociferando insultos como la vez anterior. Esta vez contra mi hijo Luis, que no había hablado. De Vido elegía al más débil para insultar”.

Agregó que “a partir de ahí había que tomar una decisión crucial, por supuesto consensuada con mis hijos y mi mujer. Entonces decidimos que los chicos varones se iban a ir a vivir a Brasil. Vivieron allí muchos años, uno de mis hijos recién volvió al país en el cambio de gobierno en 2015”.

Según explicó, “yo perdí gracias a ellos el 65% de la empresa Impsa (Industria Metalúrgica Pescarmona S.A.) porque no arreglé con ellos. Me quedé con el 35% y tuve que irme de la empresa. Todavía siento tristeza porque podría haber seguido ayudando… El 65% se la quedaron los acreedores porque hicimos una APE”, es decir un Proceso Administrativo Extrajudicial. Enfrentaba una deuda superior a los 1200 millones de dólares. “Aún así pudimos salvar muchos de los empleos de la empresa y se mantuvo el corazón de la compañía”, agregó.

A criterio de Pescarmona, los carteles “son ilegales, son amorales y además te hacen ser poco competitivo”. Explicó que “si querés que tu empresa resista al correr del tiempo, tiene que ser competitiva y el cartel impide eso”. También opinó que “los carteles se empiezan con el 10% y aumentan los precios. Después los llevan al 20% y así sucesivamente y finalmente se roban la plata”.