Piden elevación a juicio de Lázaro Báez, los 4 hijos, Elaskar, Fariña y 20 personas más por lavado

El fiscal federal Guillermo Marijuan pidió que el empresario Lázaro Báez, sus cuatro hijos, el financista Federico Elaskar, el empresario Leonardo Fariña y otras más de veinte personas vayan a juicio oral y público por presunto lavado de dinero.

mm

Redacción

El pedido lo hizo ante el juez federal Sebastián Casanello, quien ahora definirá si eleva la causa a juicio, en tanto que debe resolver además los pedidos de citación a indagatoria de la expresidenta Cristina Kirchner.
El requerimiento fiscal se suma al que hicieron ya las querellas, la Unidad de Información Financiera (UIF) y la AFIP, mientras que sólo resta que defina su planteo la Oficina Anticorrupción (OA).
El juez había enviado en vista el expediente para definir si debían ir a juicio los más de 25 imputados, entre ellos Báez, sus cuatro hijos, Fariña, Elaskar, el abogado Jorge Chueco, el contador Daniel Pérez Gadín, Fabián Rossi (exmarido de la vedette Ileana Calabró) y el empresario Carlos Molinari, este último quien pagó la boda entre el mediático y la modelo Karina Jelinek.
Antes de fin de año, es posible que Casanello ya remita el expediente en su totalidad a un Tribunal Oral para que en el futuro fije fecha de realización del juicio oral y público.
En dos ocasiones previas el juez ya había intentado elevar la causa a juicio, pero cada vez que llegaba el expediente a la Cámara Federal le exigían profundizar algunos aspectos de la investigación.
Junto a los pedidos de elevación a juicio, el juez debe definir el pedido de la UIF para que se cite como imputada a la expresidenta Kirchner, aunque reclamó en los últimos días al organismo anti lavado que aporte las pruebas que sostienen su reclamo.
Los pedidos de indagatoria sobre Cristina Kirchner también abarcan al exministro de Planificación Julio De Vido, a Carlos Kirchner (primo del exmandatario) y otros exfuncionarios que ya están procesados en la causa por fraude en la obra pública.
Por lo pronto, Báez ya lleva casi un año y medio detenido y es probable que llegue en esa condición a juicio oral, al igual que su abogado Chueco y el contador Pérez Gadín, mientras que el resto se encuentra en libertad.
Mientras tanto, Casanello también debe definir la situación procesal del extitular de la AFIP Ricardo Echegaray, sobre quien el fiscal Guillermo Marijuan pidió el sobreseimiento.
Báez cuenta con tres procesamientos por lavado de dinero, en tanto que sus cuatro hijos están acusados por el mismo delito: una de las acusaciones es por haber recibido dinero de la obra pública durante el kirchnerismo.
La detención de Báez se produjo luego de que se conociera un video de la financiera SGI, más conocida como “La Rosadita”, en el que se veía a su hijo Martín y otras personas ahora imputadas contando varios millones de dólares, lo que -según el juez- fue producto de maniobras de lavado originadas en la evasión de impuestos y el uso de facturas truchas.