“Si es necesario que sea candidata para darle mayor cantidad de votos a esta propuesta, lo soy”, dijo Fernández de Kirchner, aunque reparó: “Si de repente visualizan que hay otro candidato que pueda garantizar el triunfo, ponerle límites a este Gobierno y que los que lo acompañen voten lo que hay que votar en las bancas y no los corran, bienvenido sea, quiero contribuir”.

Al desestimar las primarias con el ejemplo del intento frustrado del “pobre” Martín Lousteau en Cambiemos en la Ciudad, dijo que “el Frente Renovador tampoco” las hará, lo mismo que el “Partido Obrero”, por lo que “con la experiencia que traemos de las PASO en la Provincia (que minó la candidatura de Aníbal Fernández en 2015), introducir una pelea interna frente a esta situación que está viviendo el pueblo es ir por mal camino”.

La ex mandataria planteó que su “rol” en el futuro será “lograr que se construya la unidad en base a una propuesta”, en la que incluyó una “ley de revisión de deuda, ley de emergencia tarifaria, emergencia alimentaria y farmacólogica”, además de “protección a los jubilados”.
En una entrevista de una hora y media que brindó a la señal C5N, afirmó: “Está claro que, después de todos los honores que me confirió el pueblo argentino, no estoy en esto por si voy a ser candidata a senadora, porque sería tonta, y nadie puede suponer que estoy atrás de un cargo de senador o diputada”.

“Hay que construir la unidad”, insistió y le apuntó al macrismo: “Esta gente ha pivoteado sobre la falta de unidad del movimiento obrero y los partidos populares y democráticos”. Al respecto, añadió que “siente la obligación de tratar de unir para ponerle límites a este ajuste neoliberal”.

Además, se mostró dispuesta a sentarse a dialogar con Randazzo, al reafirmar que no será un “obstáculo” para lograr la unidad del peronismo: “Lo único que pido es que realmente construyamos, yo no voy a hacer lo que quiero, siempre he hecho lo que he debido”.
“¿Puedo pelearme con el que fue ocho años ministro mío? ¿Hablaría bien de mí que yo hablara mal de él?”, se preguntó, conciliadora, sobre Randazzo, quien impulsa las PASO en la Provincia.

En tanto, advirtió que “algunos legisladores del Frente para la Victoria no estuvieron a la altura de las circunstancias, o de lo que la gente esperaba de ellos”, en referencia a senadores como Miguel Pichetto o Juan Manuel Abal Medina, quienes acompañaron distintas iniciativas del oficialismo.
Tras aclarar que “‘traición’ es una palabra demasiado fuerte, divisoria de aguas”, consideró que “no estuvieron a la altura del contrato electoral que firmaron” con la sociedad, añadió.

Aunque sin nombrarlos, señaló que esos legisladores “tal vez pensaron que era lo mejor y tal vez ahora se dan cuenta de que no estuvieron muy bien, pero a esta altura no puede haber equivocaciones”. Por último, apuntó que “era hora” de que la Iglesia se manifestara sobre la situación social del país, luego de que el cardenal Mario Poli considerara que en este 25 de Mayo “no hay motivo para fiesta patria”.

“Era hora de que la máxima jerarquía católica se pronunciara porque no hay nada para festejar. No se puede festejar en un país donde hay despidos todos los días y volvió el hambre al país”, aseguró.
“Cuando Poli habla de la violencia, habla de la situación económica. Habla de la pobreza, falta de oportunidades de trabajo y la inflación galopante, de que se están destruyendo puestos”, dijo y agregó que “el Gobierno ha roto el contrato electoral, porque está protagonizando una enorme estafa”.

 

Foto vía: cronica.com.ar

Compartir