0005568429El presidente Mauricio Macri recibirá a su par de Rusia Vladimir Putin en una reunión bilateral que se llevará a cabo en la Casa Rosada, concretando el tercer encuentro entre ambos mandatarios en el año. Nunca en la historia los líderes de ambos países mantuvieron tres encuentros en un mismo año.

distintos cálculos extraoficiales evalúan que Argentina podría repetir la balanza comercial superavitaria con Rusia (500 millones de dólares en el 2017 frente a 300 millones de importaciones) y que podría llegar a exportar bienes y productos a Rusia por 1.000 millones de dólares, lo que demostraría el alto nivel comercial que está alcanzando el vínculo entre ambos países.

Argentina y la Federación Rusa firmaron un acuerdo de colaboración científico-técnica en materia pesquera que forma parte de un combo que ambos mandatarios conversaron durante el encuentro que mantuvieron en enero en Moscú, que incluyó la apertura del mercado ruso para la pesca y la habilitación de plantas y buques que se fue concretando a lo largo del año a excelente ritmo.

El embajador argentino en Moscú, Ricardo Lagorio, resaltó que el próximo 17 de diciembre se firmará un memorando entre el Mercosur y la Unión Económica Euroasiática (UEEA), que integran Rusia, Kazajistán y Biolurrusia desde el 2014, que sería el primer paso de un acuerdo de libre comercio entre ambas regiones. “Se trata de un mercado potencial de casi 500 millones de personas”, señaló el diplomático.

Y agregó que ·”lento, pero se avanza mucho y en forma permanente y la expectativa es que el crecimiento basado en los vínculos en el sector privado continúen y se profundicen, porque el ritmo de las negociaciones es constante”. De hecho, el jueves se realizó en Buenos Aires un encuentro de las cámaras empresariales argentina y rusa de ambos países, que presidieron Andrey Guriev, dueño del gigante en fertilizantes PhosAgro y Juan Manuel Collazo, vicepresidente de Helport.

El vínculo entre Putin y Macri no empezó demasiado bien, cuando se encontraron por primera vez  en el G20 que se realizó en Hangzhou, China, en 2016, el argentino le hizo un chiste de fútbol que el líder ruso no entendió, y se sintió ofendido. Sin embargo, mundial de fútbol de por medio y trabajos diplomáticos sostenidos encarrilaron el vínculo, tal como hoy se volverá a exhibir en Buenos Aires.