Ratificar la gestión y alejar el fantasma del populismo

Son las premisas del gobierno de aquí a octubre para ganar las elecciones y terminar de ratificar la confianza en el inversor externo. Semana de apoyos del VP de los EE.UU. y del titular del Banco Mundial. Sin viajes al exterior por dos meses. Tiempos electorales y de gestión.

mm

Silvina Martínez Porta

 

La agenda del Presidente Mauricio Macri y la de su gobierno luego de las elecciones del domingo pasado fue más que promisoria. Y fue una semana cargada de visitas internacionales de mucho peso que llegaron en un momento más que optimista para la actual administración.

Los resultados de las P.A.S.O., si bien no pesan a la hora de establecer cómo será la futura composición de las cámaras, sí pueden dar una imagen aproximada de lo que vendrá. El presidente y su entorno viven el momento con enorme tranquilidad porque “sabemos que se está haciendo lo correcto para seguir transformando el país pero fundamentalmente para llegar a los que menos tienen”, comentó este viernes a Minuto Político una altísima fuente gubernamental testigo directo de muchos de los acontecimientos de esta semana.

Es que, si bien las visitas del Vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, y la del titular del Banco Mundial, Jim Yong Kim, estaban previstas desde hacía semanas, nunca como antes llegaron en mejor momento para el gobierno.

Pence llegó a la Argentina rodeado de un impresionante operativo de seguridad y sus desplazamientos del martes provocaron el colapso de la Capital Federal desde la Plaza de Mayo hasta la Residencia de Olivos. La ciudad quedó asilada  durante casi todo el día lo que generó el enojo de la gente. Esta vez no fueron piqueteros, fue Pence, nada menos.

Las dos visitas dejaron más que música en los oídos del Presidente. De hecho la primera medida que se dio a conocer en cuanto el Vicepresidente de los Estados Unidos volaba hacia Chile fue la autorización definitiva por parte de la administración de Donald Trump del acceso de las importaciones de limones argentinos. De esta manera el país regresa a ese mercado después de 16 años, tras cumplir exigentes requisitos fitosanitarios. Se estima que el comercio anual llegará a los 50 millones de dólares.

Pero quizá lo más significativo se escuchó en la intimidad de esos encuentros de altísimo nivel gubernamental. Pence le dijo a Macri que este es el “camino que la Argentina tiene que seguir transitando y en esto Estados Unidos está con Usted”. Macri recibió de esta manera el primer apoyo de la semana, más allá de los que luego se hicieron públicos y que estuvieron vinculados con el perfil de su liderazgo en la región.

Algo parecido provino de Kim. El titular del Banco Mundial, que ya había conocido a Macri durante la visita que este realizó a China y a Japón, fue más directo y le preguntó al presidente argentino qué más podía hacer el Banco Mundial para ayudar. “Esto más allá de las inversiones que están previstas para el 2018, pero fue extraordinario ver como los líderes del mundo demuestran su interés para seguir apoyando a un gobierno que está marcando el cambio. Esta gente que es la que realmente tiene peso y poder es la que no quiere más populismos y en esto el resultado del domingo tuvo mucho que ver”, admitieron en la Casa Rosada.

Claro que para que lleguen nuevos inversores habrá que esperar los resultados de Octubre. Estas elecciones primarias de medio término que Macri y su gobierno sortearon con éxito son la clave para estas cuestiones. “Y no nos podemos quejar, hay empresarios que han esperado que se cumpla un período de gobierno para decidir si invierten o no en un país. Acá nos están dando esa señal de confianza en la primera mitad”, aunque aclaran que el país no está parado y que las obras de infraestructura se están haciendo.

De acuerdo con el resultado de las visitas que Macri realizó este año a países como Estados Unidos, España, Holanda, China, Alemania o Japón, todos sus interlocutores se comprometieron a generar mayores inversiones en el país. Hay casos puntuales: Holanda que tiene empresas radicadas en el país seguirá con su plan de negocios sin sacar un dólar pero con la promesa de generar mayores ingresos si los resultados de octubre son favorables al cambio. Lo mismo sucedió en Japón. Allí directamente el emperador Akihito le dijo a Macri que su país quiere que la Argentina sea su socio estratégico en la región y fue aun más gráfico “ratifíquenlo y vamos con todo”.

Y tras esto va precisamente el gobierno. A ratificar el rumbo. Por  eso de aquí a octubre lo único que se verá será “gestión, gestión y más gestión”, y es el motivo por el que Macri suspendió, hasta después de las elecciones, su agenda internacional de viajes.