Ricardo-JaimeManuel Vázquez, quien fuera testaferro del ex ministro de transporte, Ricardo Jaime, reconoció su culpabilidad, y acepto pagar una multa millonaria y obtendrá una pena  judicial. El acuerdo fue sellado con la fiscal Gabriela Baigún.

Vázquez hasta el momento, era el único de los testaferros de Jaime que había objetado no tener dinero para pagar la multa millonaria. Después de distintos operativos judiciales en los que se detectaron que Vázquez tenía, entre otras cosas, obras de arte en su casa y otros objetos de valor, accedió a pagar la multa que rondaría los 18 millones de pesos, y deberá abonarlos en cuotas.

También acepto pagar la multa que le corresponde a su hijo Julián quien está imputado por ser uno de los varios testaferros que usó Ricardo Jaime para esconder el dinero que obtuvo ilícitamente mientras estuvo al frente de la Secretaría de Transporte durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

Vázquez, quien actualmente cumple prisión domiciliaria por el caso de la compra de trenes chatarra en España y Portugal, se presento en los tribunales de Comodro Py acompañado su abogada, su hijo Julián y su esposa Marta Margarita Silvestre. El testaferro llegó a un acuerdo, y como era el único que faltaba hacerlo, el juicio será abreviado.

Tendrá que cumplir una pena de tres años de prisión por el enriquecimiento ilícito que se le sumará a otras condenas anteriores. El acuerdo también implica una pena en suspenso para su hijo Julián Vázquez.

Con dicho acuerdo se suspenderá el juicio, ya que Jaime había pactado con la fiscal admitir que se enriqueció ilícitamente, pagar una multa de unos 12 millones de pesos que compondrá con las otras que tiene, entre ellas la que le corresponde por su responsabilidad en la tragedia de Once. El total de las multas que pagarán los imputados ronda los 40 millones de pesos. Fueron embargados 35 inmuebles, 18 autos y dos embarcaciones. Serán decomisados seis inmuebles, dos autos y el yate valuado en un millón de dólares que usaba Jaime.

A Jaime y Vázquez les espera el juicio por la millonaria compra de material ferroviario en pésimas condiciones en España y Portugal. Allí también se encuentra entre los acusados Julio De Vido, quien estuvo a cargo del Ministerio de  Planificación, de donde dependía la Secretaría de Transporte.

El caso por el aumento del patrimonio de Jaime comenzó en 2008. El fiscal Carlos Rívolo investigó al ex funcionario, halló varios bienes comprados por testaferros y lo acusó por enriquecimiento ilícito. Casi una década después, cuando el caso debía tratarse en un juicio oral y público, Jaime acordó con la fiscal. Se convertirá, cuando el acuerdo esté firmado y el dinero depositado en una cuenta del Banco Ciudad, en el primer ex funcionario kirchnerista en admitir haberse enriquecido ilícitamente. Ya había sido el primero en admitir haber recibido coimas de empresarios a los que debía controlar. También fue el primero en ser detenido en abril de 2016. Desde entonces está en la cárcel de Ezeiza.