Rívolo fue consultado sobre los fundamentos que expuso Bonadío ante la apelación de la ex jefa de Estado y de su hija Florencia, también procesada y con una fianza idéntica.

La ex mandataria objetó la “caución real” establecida por Bonadío y también la obligación de presentarse en el juzgado 48 horas después de su regreso al país.
Rívolo entendió que la opinión que se le pedía era solo “a título enunciativo” porque la autorización para salir del país ya había sido concedida, pero así y todo señaló que la caución solicitada “era una medida de pura discreción del juez instructor”.

A criterio del fiscal, “no se advierte extralimitación alguna en cuanto al monto y la oportunidad de la medida adoptada. Así las cosas los agravios deducidos por la defensa habrán de ser materia de estudio en la instancia superior”.

 

Foto vía: elterritorio.com.ar

Compartir