schoklenderPaloma Ochoa, fiscal federal, pidió profundizar la investigación sobre el rol de Hebe de Bonafini, líder de Madres de Plaza de Mayo, en la causa conocida como “Sueños Compartidos”. Ademas ordenó mandar a juicio por la misma causa a los hermanos Sergio y Pablo Schoklender, al ex secretario de Obras Públicas José López, su segundo, Abal Fatala y otra decena de personas.

El solicitado se realizo en el dia de hoy ante el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, que consideró que una parte de la investigación estaba concluida respecto de una veintena de imputados y corrió vista a las partes para enviar ese tramo del caso a juicio oral. En dicha causa la invesitgación se centra en los delitos de administración fraudulenta en perjuicio del Estado y lavado de dinero.

El ex ministro Julio De Vido no figuraba en la nómina de Martínez de Giorgi que se encuentra con una falta de mérito inicial y procesado directamente por la Cámara Federal. El juez no lo había incluido porque su procesamiento no está firme y aún debe ser revisado por Casación.

Por su parte la fiscal Ochoa entendió que la investigación no podía ser cerrada sobre Hebe de Bonafini, que se encuentra procesada por administración fraudulenta. Por eso solicitó llevar adelante una serie de medidas de prueba.

Por el pedido se encuentran involucrados también Alejandro Gotkin, Daniel Laurenti, José Fernando Caparrós Gómez y Gustavo Serventich, entre otros. Para Ministerio Público, intervinieron en las operaciones financieras, inmobiliarias y comerciales para “dotar de apariencia lícita los fondos ilegalmente detraídos desde la Fundación Madres de Plaza de Mayo”.

Por su parte la investigacion sigue avanzando con la “pata financiera” de las maniobras que se realizaron para quedarse con dinero público que estaba destinado a la construcción de viviendas sociales

El fiscal señaló que: “La Secretaría de Obras Públicas transfirió un importe de 748.719.414,64 pesos para la ejecución de las obras convenidas, suma de la que fueron sustraídos 206.438.454,05 pesos, lo que equivale al 23,54% de la financiación total otorgada”.

La fiscal ademas entendió que con la prueba obtenida “se encuentra corroborado que, con el objeto de dar apariencia lícita a los montos ilegítimamente percibidos, por intermedio de un complejo esquema de reciclaje, se canalizaron las sumas de dinero desviadas a terceras personas y empresas que percibieron los valores sin contraprestación alguna relacionada con la actividad propia de la Fundación Madres de Plaza de Mayo”.

La causa que es conocida como “Sueños Compartidos” comenzó en el año 2011 y recayó en manos del entonces juez federal Norberto Oyarbide que detuvo a los hermanos Schoklender, famosos protagonistas de un parricidio en los años 80, y a quien Hebe de Bonafini había adoptado como un hijo cuando en los años 90 Sergio obtuvo la libertad.

La cuasa llegó a la Cámara Federal por las apelaciones de los imputados. Sin embargo Bonafini no apeló y su procesamiento quedó firme. En la Cámara Federal confirmaron los procesamientos de los que apelaron y además revocaron la falta de mérito de De Vido y lo procesaron por defraudación. “De Vido comprometió los intereses confiados al poner en marcha e implementar un sistema irregular -que se mantuvo vigente durante un largo período de tiempo- que permitió la salida de una gran cantidad de fondos públicos al amparo de obras que se ejecutaron bajo las condiciones”, explicó la Cámara en el fallo.