Mauricio Macri firmará la semana próxima un decreto por el cual creará un régimen de retiro voluntario para el personal de toda la Administración Nacional, que comprende al Poder Ejecutivo, los ministerios y los organismos descentralizados e instituciones de la seguridad social que engloban tanto al PAMI y la Anses como a la AFIP, el Senasa, INTA e INTI, entre otros.  Los planes se interrumpirán si el beneficiario se jubila.

En el caso de los menores de 60 años, con más de dos años de trabajo, las cuotas serán del 70% del sueldo neto y crecientes según la antigüedad. Pero podrán reinsertarse en el sector privado y percibir un sueldo simultáneo al plan.

El decreto será firmado por el Presidente y publicado la semana próxima en el Boletín Oficial. Regirá para los empleados de la planta permanente y los que se rijan por la ley de contrato de trabajo.

Son unos 208.000 agentes públicos, pero se estima que el universo en condiciones de acogerse sería de 80.000, y podrían adherirse entre 3000 y 5000 empleados públicos, que no podrán ser reemplazados.

El decreto  se trabajó entre los ministros de Modernización, Andrés Ibarra; de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el saliente director ejecutivo de la AFIP, Alberto Abad.

 

Compartir