not_936538_15_150748Sergio Massa, líder del Frente Renovador, se encuentra de viaje en Washington, para participar de una serie de charlas, y quiso dejar en claro que en la Argentina hay un alternativa “republicana, democrática y dialoguista” a Cambiemos y que esa opción no implica un regreso al pasado kirchnerista: “Las sociedades no retroceden, siempre avanzan”, afirmó.

Habló sin eufemismos del “fracaso” de la gestión de Cambiemos, describió a la Argentina como un país “inundado por la desilusión” y enumeró las deudas que Mauricio Macri le dejará a su sucesor. Esto incluye “un acuerdo horrible con el Fondo Monetario Internacional”, que fue un “error” haber negociado y que “el próximo gobierno va a tener que volver a discutir”.

Massa señaló durante su discurso en el Wilson Center: “En el diagnóstico de la Argentina no podemos dejar de mirar cómo vamos a resolver este permanente recorrido de importar deuda y exportar ahorro. Es un punto central y tiene que ver con el que quizá sea el más grande de los errores cometidos en el último año por el Gobierno, que es el haber recurrido al endeudamiento en el Fondo Monetario Internacional en lugar de recurrir a la capacidad y la confianza de los argentinos”.

Y ademas enfatizó: “El próximo gobierno va a tener que poner sobre la mesa la política monetaria y la política de crédito como factores centrales en cualquier acuerdo marco porque el acuerdo tal como está lo único que hace es delegar esas políticas en el directorio del Fondo Monetario”.

El ex intendente de Tigre habló durante unos 45 minutos en el Wilson Center. Delineó allí los próximos desafíos del país, que ordenó en siete ejes sobre los que cree necesario alcanzar acuerdos básicos: educación, estabilidad tributaria, federalismo, seguridad, medio ambiente, trabajo e igualdad de derechos para la mujer. En algunas de esas áreas, dijo, el Gobierno dejó deudas importantes porque “se encerró en su soberbia y en creer que podía resolver los problemas solo, sin buscar consensos, con fórmulas y recetas viejas, que ya habían fracasado en la Argentina”.

El ex diputado nacional dejó además una serie de definiciones sobre temas que se siguen con mucha atención en la capital norteamericana, como la relación bilateral con Estados Unidos y el rol de China en la región, pero evitó pronunciarse sobre el probable triunfo del polémico Jair Bolsonaro en la segunda vuelta electoral de Brasil. “No nos corresponde opinar. Tenemos que respetar la decisión que tome el pueblo brasileño y nos tenemos que sentar con Brasil como el socio estratégico más importante de la Argentina en términos comerciales, sin prejuicios, a defender el trabajo de los argentinos y a defender el proceso de integración que tenemos que llevar adelante”, afirmó.

Su agenda en la capital norteamericana incluyó también un encuentro con inversores, a los que instó a apostar por proyectos productivos en el país, que contribuyan a “exportar trabajo argentino” como valor agregado. Luego brindó una charla abierta con estudiantes de la Universidad de Georgetown.