Archivo por meses: octubre 2018

Liberaron a la última arrepentida en la causa de los cuadernos y ordenaron el secreto de sumario.

detuvieron-a-elizabeth-ortiz-municoy-375836La ultima arrepentida por la causa de los cuadernos de las coimas, Elizabeth Ortiz Municoy, amplió hoy su declaración frente al fiscal Carlos Stornelli y consiguió el aval del juez Claudio Bonadio y fue excarcelada por la tarde de hoy.

La arrepentida es la ex mujer de Sergio Todisco, quien se fuera presunto testaferro del ex secretario privado de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz.

El magistrado dispuso también el secreto de sumario en la causa para así ordenar medidas de prueba para avanzar con la investigación.

Por su parte, Carlos Temístocles Cortez, otro de los que aparecen en la cadena de las inversiones detrás de Muñoz y que había llegado desde Estados Unidos, declaró hoy en indagatoria para dar su versión y sigue preso.

Los dos, están acusados de ser parte de la asociación ilícita que funcionó para hacer dinero con los negocios del Ministerio de Planificación durante la presidencia de Néstor y Cristina Kirchner.

Stornelli aceptó el día jueves firmar un acuerdo con Ortiz Municoy para que se convirtiera en una nueva arrepentida en la causa de los cuadernos de las coimas. La imputada dio detalles de cómo eran las operaciones que se hicieron en el exterior para lavar dinero vinculado a Muñoz, el ex Secretario del presidente Néstor kirchner que falleció en el 2016 por una enfermedad.

Hoy, Bonadio aceptó homologar el acuerdo y convirtió a la mujer en imputada colaboradora. También ordenó el secreto de sumario.

Bonadio deja una parte del caso de los cuadernos de la coimas.

el-juez-claudio-bonadio-1015-g1Claudio Bonadio, juez federal, a cargo de la causa conocida como los cuadernos de las coimas envió a sorteo para que otro colega investigue la derivación del caso que involucra al actual diputado nacional por el Frente para la Victoria Máximo Kirchner, y a otros integrantes de la organización La Cámpora.

La decisión del juez se da luego de completar las indagatorias de Kirchner, los diputados nacionales por el Frente para la Victoria Eduardo de Pedro y Andrés Larroque, el ex secretario de Justicia Julián Álvarez y el legislador provincial por el Frente Amplio Justicialista de Buenos Aires José Ottavis, entre otros imputados en la causa.

Claudio Bonadio había citado a indagatoria a los dirigentes de La Cámpora luego de escuchar la declaración como arrepentido del ex secretario de Obras Públicas José López. El ex funcionario confesó ante Carlos Stornelli, fiscal del Caso Cuadernos, haber recaudado dinero negro proveniente de empresarios de obras públicas.

José López también había involucrado a dos ex intendentes de la provincia de Buenos Aires como parte de las personas que recibieron el dinero recaudado. El ex secretario de Obras Públicas había situado a Ricardo Ivoskus y Enrique «Japonés» García en una reunión donde se pidieron fondos para la campaña de 2013.

Algunos dirigentes de La Cámpora habían recusado al juez Bonadio, quien finalmene decidió que el capítulo de los fondos derivados a agrupaciones kircheristas debe ser investigado por otro magistrado federal.

En la declaración de Lopez también aparecen nombrados el ex presidente Néstor Kirchner, su ex secretario privado Daniel Muñoz, el ex ministro de Planificación Julio De Vido, su ex secretario José María Olazagasti y el ex ministro de Economía y diputado nacional por el Frente para la Victoria Axel Kicillof.

López: «En el año 2015, faltaban dos días para un acto y movilización en Plaza de Mayo y me pide una reunión el Cuervo Larroque y me dice que necesitaba para el día siguiente cinco millones de pesos. Le dije que no tenía que hablar conmigo sino con De Pedro, se fue enojado, yo inmediatamente pedí una reunión con De Vido y me dijo que había hecho bien. A través de José María Olazagasti le pasábamos financiamiento a De Pedro. De Vido decía que teníamos que seguir la relación con él porque tenía buena relación con un sector de la justicia, me refiero a Justicia Legítima, según me decía De Vido».

Y agregó: «Con relación al financiamiento de La Cámpora puedo aportar que conmigo y con el resto de los viejos que teníamos relación con Muñoz y Néstor, nos veían como la escoria. Desconozco si De Pedro conocía el sistema de recaudación. La organización de La Cámpora era atípica, Larroque, Julián Álvarez, y De Pedro tenían peso, Máximo lo manejaba más con el teléfono y Axel Kicillof si bien estaba dentro del grupo lo veían como un técnico, pero tenía mucha más llegada a Cristina».

Cuando declaró en indagatoria ante Bonadio, López amplió lo que había dicho: «En relación a La Cámpora, que De Vido me dijo que ‘hiciste bien porque nosotros estamos financiando a De Pedro’. Ellos no eran líneas opuestas dentro de La Cámpora, pero tenían diferente relación con Máximo. Máximo tenía más afinidad con Wado, que con el Cuervo. El financiamiento de De Pedro era general, no para un distrito en particular. De Vido me dijo que De Pedro tenía más relaciones con la gente de Justicia Legítima. Desconozco si De Pedro a su vez financiaba a Justicia Legítima. La relación de Julio era con Wado. El que se relacionaba con el resto de La Cámpora era José Olazagasti. Respecto a que nos veían como «escoria» y sí había financiamiento de Planificación a La Cámpora, manifestó que estuve en una reunión con De Vido y llegó Olazagasti y comentó que sí había financiamiento a «los chicos de la Cámpora», que eran Wado, Larroque, Julián Álvarez, Ottavis. Máximo lideraba todo pero estaba mucho en Santa Cruz, venía esporádicamente a Capital. Ottavis viajaba a verlo a Santa Cruz. Máximo estaba al tanto de todo el funcionamiento de La Cámpora, y hablaba diariamente varias veces con su madre por este tema».

En el caso iniciado por las anotaciones del chofer Oscar Centeno se investiga a quienes pagaron y a quienes recibieron coimas y formaron una asociación ilícita que encabezaron Néstor y Cristina Kirchner. Y que el relato de López y Larraburu sobre los aportes de dinero para La Cámpora podría ser considerado una infracción de tipo electoral. Por eso, esa parte del caso fue enviada por Bonadio para que se sortee un nuevo juez.

Argentina recibirá dle FMI desembolsos por más de USD 24.000 millones.

dujovne-y-lagarde-05102018-298355Finalmente y luego de que se le diera media sanción en el congreso a el presupuesto 2019, el directorio del Fondo Monetario Internacional aprobó el primer tramo de los compromisos del Acuerdo I que se había cerrado en el mes de junio y que posibilitó en aquella oportunidad un primer desembolso de USD 15.000  millones, de los USD 50.000 millones aprobado a tres años de plazo.

La demora por la entrega del siguiente desembolso se debió principalmente a la crisis cambiaria que había comenzado en el mes de abril, que no sólo llevó al cambio de dos presidentes del Banco Central, primero de Federico Sturzenegger por Luis Caputo; y más recientemente de éste por el ex viceministro de Economía, Guido Sandleris.

Para revertir ese cuadro crítico el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el nuevo presidente del Banco Central, se comprometieron con el organismo internacional a presentar un programa fiscal con déficit primario cero por ciento del PBI en 2019, en el primer caso, y el abandono del régimen de metas de inflación por un «sistema más simple» de expansión de base monetaria cero, y el pedido de la ampliación del Acuerdo Stand-by original a USD 57.000 millones y adelantos de los desembolsos para cubrir los vencimientos de deuda pública hasta fines del año próximo.

Para aprobar el nuevo acuerdo fue clave el sobrecumplimiento de las metas fiscales al cierre del tercer trimestre de 2018, junto con la recuperación de la estabilidad cambiaria. El FMI autorizó el desembolso de unos USD 5.700 millones en los próximos días.

El próximo desembolso será por unos USD 7.610 millones el 15 de diciembre.

Y un ultimo giro por unos USD 10.800 millones a mediados de marzo de 2019.

Los informantes del gobierno destacaron que «estarán prácticamente cubiertas las necesidades de financiamiento de todo el año próximo, así como la cobertura de los gastos presupuestarios, vinculados tanto con el servicio de intereses de la deuda pública y de la eventual cobertura de los planes asistenciales».

Las autoridades argentinas consensuaron con los técnicos del FMI habilitar una partida de hasta 0,2 puntos porcentuales del PBI en 2018 y otro tanto en 2019 para la «protección de los más vulnerables de Argentina, a la luz del deterioro de la situación económica y el aumento de la inflación» .

«Tras los buenos resultados obtenidos en las últimas licitaciones de Letras del Tesoro (Letes) y de Letras de Capitalización (Lecap), con renovaciones que superaron ampliamente el piso pautado de un 60% de los vencimientos, se estima que se llega a fin de año con un excedente en cartera de USD 2.000 millones, el cual podría ampliarse a unos USD 3.000 millones, en los próximos meses», se entusiasmaron las fuentes oficiales consultadas por la prensa.

Vandenbroele junto con otros directivos de Ciccone irán a otro juicio oral.

432681Alejandro Vandenbroele, el arrepentido, tendrá que hacer frente a otro juicio, en compañía de los empresarios Nicolás Ciccone y Máximo Lanusse, por haberse quedado con más de 3 millones de pesos en aportes previsionales de los trabajadores de la firma Compañía de Valores Sudamericana SA (ex Ciccone Calcográfica SA).

Por su parte la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal declaró hoy inadmisibles los recursos extraordinarios presentados por los abogados defensores de Amado Boudou, contra la decisión de detenerlos al momento de la sentencia. Así las cosas, el ex vicepresidente seguirá preso.

El mes pasado el Tribunal Oral Federal 4 condenó a Amado Boudou a 5 años y 10 meses de prisión por el delito de cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública. También condenó a Núñez Carmona a cinco años y medio; y a Nicolás Ciccone a la pena de 4 años y 6 meses por el delito de cohecho activo. Rafael Resnnick Brenner, ex jefe de asesores de la AFIP, y Guido Forcieri, ex funcionario del Ministerio de Economía, fueron condenados a 3 años y 2 años y medio en suspenso. La pena más leve, de dos años de prisión, fue para Alejandro Vandenbroele, el arrepentido del caso.

En el momento del veredicto se resolvió que Boudou y Núñez Carmona quedaran inmediatamente detenidos. Sobre eso apeló la defensa del ex vicepresidente, pero la Cámara de Casación rechazó sus planteos. Ahora le queda ir a la Corte Suprema de Justicia, como última instancia.

Sandra Arroyo Salgado, la jueza federal de San Isidro, llevó adelante la causa a raíz de una denuncia de la AFIP por apropiación indebida de aportes previsionales. Luego de las tareas de fiscalización correspondientes, se probó que los directivos de la empresas retenían los aportes jubilatorios de sus trabajadores en lugar de ingresarlos al sistema nacional de seguridad social.

La AFIP reportó que existió una «presunta apropiación indebida de distintos montos dinerarios retenidos a sus dependientes en concepto de aportes previsionales al sistema de la seguridad social, por parte de los directivos y/o responsables de la contribuyente COMPAÑÍA DE VALORES SUDAMERICANA S.A. (ex CICCONE CALCOGRÁFICA S.A.), por el monto de $135.302,01 en el período 9/2011 y $287.286,74 en el período 10/2011».

La jueza determinó que los empresarios tenían injerencia en el manejo de la imprenta y resolvió no hacer lugar a los planteos de sobreseimiento. El caso está en manos del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 4 de San Martín.

El Régimen Penal Tributario y Previsional establece para este tipo de delitos una pena de entre 2 y 6 años de prisión.

Stornelli firmó un acuerdo con, Elizabeth Ortiz Municoy, una nueva arrepentida.

f999x666-26081_121146_0Carlos Stornelli fiscal federal, a cargo de la causa que investiga los cuadernos de las coimas, firmará un acuerdo con la detenida Elizabeth Ortiz Municoy, quien fuera la mujer de Sergio Todisco,  testaferro de Daniel Muñoz, para que se convierta en una nueva arrepentida en la causa.

La mujer estuvo con el fiscal durante 6 horas, en las que dio detalles de las operaciones que se hicieron en el exterior para lavar dinero vinculado a Muñoz, el ex Secretario del presidente Néstor kirchner que falleció en el 2016 por una enfermedad.

El juez Claudio Bonadio tiene que resolver si homologa el aporte y convierte a la mujer en imputada colaboradora, mientras tanto el acuerdo quedó bajo confidencialidad.

Todisco ya había declarado el lunes pasado como arrepentido, aunque el juez Claudio Bonadio aún no homologó su rol como tal.

Carlos Temístocles Cortez, otro presunto testaferro de Muñoz, fue detenido en el aeropuerto internacional de Ezeiza cuando ingresaba al país desde el extranjero.

Cortez está vinculado al entramado de sociedades que hicieron operaciones para el matrimonio Muñoz y Carolina Pochetti. Su nombre está asociado al de Carlos Gellert y Perla Puentes Resendez, sobre quienes también pesan pedidos de detención y los investigadores sospechan que se encuentran fuera del país.

El FMI dará la aprobación definitiva al nuevo programa con la Argentina.

0029328186En la jornada de mañana el directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional anunciará la aprobación definitiva del nuevo programa pactado con Argentina. El tratado será una reformulación del que fue homologado en junio pasado y que supone una ampliación a 57.100 millones de dólares del crédito otorgado al país para contener la crisis cambiaria.

Para que esto sea posible el Gobierno asumió el compromiso de cumplir a partir del año que viene con la ambiciosa meta del déficit cero.

La reunión dará inicio a las 9.30 de Washington, las 10.30 en la Argentina. Una vez concluido el examen se comunicará la decisión del organismo, aunque prácticamente se descuenta que será positiva.

Los principales ajustes fueron incorporados al proyecto de presupuesto que obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados esta mañana en una sesión extensa y acalorada, seguida con atención tanto en esta capital como en Nueva York, por operadores y estrategas de los grandes bancos de Wall Street.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, estará a cargo de la reunión del board. El primer punto a tratar será justamente el programa acordado con el gobierno argentino. Estarán representados todos los países miembros, pero el peso de los votos no es uniforme sino que depende de la cuota que paga cada país. Encabeza esa lista Estados Unidos, que jugó fuertemente a favor de la Argentina en todas las instancias de la negociación.

Para lo que queda de 2018 la reprogramación del crédito prevé la entrega de 13.400 millones de dólares, que se suman a los 15.000 millones ya desembolsados luego de la firma del programa original.

Para el próximo año habría otro tramo de 22.800 millones más, si el país cumpla con las metas acordadas. Y el resto cubrirá las necesidades de 2020 y 2021. Los fondos no serán «precautorios», lo que significa que el dinero estará disponible para cubrir gastos. El cambio fue incorporado en la renegociación del calendario de desembolsos y del monto total del acuerdo ante la crisis de confianza que sacudió a los mercados.

En esa misma negociación se fijó también una nueva política monetaria. Se dejó de lado el esquema de «metas de inflación», que recogía poco consenso tanto en el equipo económico de Mauricio Macri como en el FMI, y se lo reemplazó por el actual sistema de agregados monetarios, que en la práctica inauguró una política de cero emisión.

Esa es ahora la piedra angular de la lucha contra la inflación. Aunque un posible efecto de «secar» el circulante de pesos sea un menor consumo en momentos en que la economía muestra indicadores en rojo y las perspectivas para el año que viene no son mucho mejores. Según las proyecciones del FMI, en 2019 la Argentina tendrá un crecimiento negativo de 1,6%, tras una caída de 2,6 puntos este año.

Diputados dio media sanción al Presupuesto 2019.

0000558466 (1)Finalmente y luego de más de 17 horas de encendido debate, la Cámara de Diputados dio media sanción al Presupuesto 2019 y ahora la discusión continuará , en el Senado. El Gobierno espera que allí tenga su aprobación final. La votación fue por 138 a favor y 103 en contra, con 8 abstenciones y 7 ausentes.

También consiguió media sanción el Consenso Fiscal 2018 y el aumento de los bienes personales que fueron claves en la negociación con los gobernadores para que saliera el Presupuesto.

El goboerno logró su objetivo de tener la media sanción antes de este viernes, cuando el FMI dará la aprobación final al nuevo acuerdo firmado con la Argentina. La nueva meta ahora es obtener la sanción final antes del 30 de noviembre, cuando comenzará el G20. Ante esto son optimistas, ya que consideran que vienen negociando en tándem con el Senado y el apoyo de Miguel Ángel Pichetto es clave para que el bloque de peronistas que responden a los gobernadores acompañen.

La jornada estuvo signada por la violencia en las calles, que se trasladó al recinto, en donde los diputados casi terminan a los golpes de puño.

Dentro del recinto el debate tuvo varios discursos encendidos, sobre todo los de la oposición, que definieron al Presupuesto como «del ajuste» y hecho «a medida del mercados y del FMI».

En un momento de la jornada la oposición se levantó y tendió una bandera de los Estados Unidos en la mesa central y repartió banderitas del mismo país a los diputados de Cambiemos. También «sentaron» a una Christine Lagarde, titular del FMI, que había traído Victoria Donda.

La Casa Rosada debió trabajar arduamente negociando con los gobernadores, que tuvieron varias exigencias para acompañar el objetivo del «déficit cero», lo que significará un recorte de cerca de 300 mil millones de pesos, de los cuales 200 mil los hará la Nación y los 100 mil restantes las provincias.

Uno de los puntos es que proyectaron un dólar promedio a USD 40,10, un crecimiento económico (PBI) negativo de -0,5% y una inflación del 23%. El gasto primario insumirá $3.431.746 millones para atender las necesidades del Estado. De ese total, la administración gubernamental se lleva el 4,9%, los servicios de defensa y seguridad, el 5,5%; los servicios sociales, el 77%; los servicios económicos, el 12,5% y los servicios de la deuda pública, el 0,2%. La asignación para las prestaciones previsionales (ANSES) es de $1.437.859 millones e incluye la liquidación de jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares.

En tanto las metas fiscales prevén un déficit fiscal primario de 2,7% del PBI en 2018 y de ahí en adelante una reducción del déficit primario que alcance el equilibrio fiscal (0% del PBI en 2019), hasta llegar a un superávit fiscal de 1,0% del PBI en 2020.

El tema de la transferencia de los subsidios al transporte urbano de la Nación a las provincias fue muy discutido y se terminó de resolver el martes en el dictamen.  Se creará un fondo de $6.500 millones «destinado a asistir en la transición» y «evitar saltos» en las tarifas. La distribución estará a cargo del Ministerio de Transporte: 5 mil millones será de forma automática y los restantes 1500 millones será teniendo en cuenta los desajustes que presenten ciertos municipios.

Se destinaron refuerzos presupuestarios para el Conicet ($500 millones), INTA ($500 millones), Secretaría de Cultura ($500 millones), Sedronar ($100 millones), y Plan de Lucha contra la Violencia de Género ($30 millones adicionales).

En las retenciones, se reduce del 33% al 30% del tope de derechos de exportación a la soja; se mantiene el 12% para el resto de los productos. El plazo se mantiene hasta el 31 de diciembre del 2020.

 

Vidal y Peña juntos en medio de tensiones entre la gestión bonaerense y la Casa Rosada.

La gobernadora de la Provincia de Buenos aires ,María Eugenia Vidal, y el jefe de gabinete nacional, Marcos Peña, se mostraron en la reunión que encabeza todas las semanas la gobernadora bonaerense.

Vidal y Peña se mostraron sonrientes en el medio de uno de los salones principales de la Casa de Gobierno bonaerense. La imagen no tendría ninguna lectura extra más allá de la gestión si no fuera por los constantes trascendidos que dan cuenta de un serio malestar de la gobernadora por la marcha de la economía y las discusiones en torno al proyecto y al presupuesto 2019.

Esta es la primera vez que Peña participa de la reunión de gabinete de la provincia. A fines del mes pasado, el jefe de ministros de Mauricio Macri había hecho lo propio pero en la ciudad de Buenos Aires, también en medio de versiones de malestar entre las administraciones nacional y porteña. Entre Casa Rosada y Horacio Rodríguez Larreta.

En las últimas semanas transcendieron supuestas estrategias electorales del año próximo distintas al plan que ya empezó a diseñar Peña y el equipo de campaña nacional, que ya trabaja para la reelección de Macri.

Peña, Vidal y Rodríguez Larreta son los únicos tres integrantes fijos de la mesa chica que rodea al jefe de Estado. Peña bajó ostensiblemente su perfil a principios de septiembre, tras el fin de semana en Olivos en el que el Gobierno se encerró para discutir el gabinete y la relación entre los principales dirigentes de la coalición oficialista.

La foto de esta mañana se da además horas antes del inicio de la discusión del presupuesto en Diputados. Según la gobernación bonaerense, el proyecto golpea las finanzas de la provincia de Buenos Aires.

El kirchnerismo y la izquierda intentan frenar la sesión que debate el Presupuesto.

image_content_10237020_20181024155901El debate por el proyecto del Presupuesto 2019 quedó marcado por los incidentes que se registraron en la puerta del Congreso.

Dentro del mismo, la tensión crecía junto con los disturbios externos. El legislador radical Luis Pastori promediaba su discurso y distintos diputados de la oposición empezaron a gritar para reclamarle que no continuara el debate hasta que no se detuvieran la represión fuera del parlamento.

El funcionario de Cambiemos ignoró las interrupciones y rechazó en varias oportunidades cederles la palabra, lo que desató la bronca de los diputados que pedían un cuarto intermedio para calmar los ánimos.

image_content_10237020_20181024155901Emilio Monzó volvió al recinto e intentó encauzar la sesión, pero la situación ya estaba fuera de control. El presidente del bloque del FpV Agustín Rossi volvió a pedir la palabra, pero a pesar de que Monzó se mostraba dispuestoa dejarlo hablar, Pastori no aceptó la interrupción, y esa fue la gota que rebalsó el vaso.

Nicolás del Caño reitero el pedido de cuarto intermedio y lo acompañaron otra decena de diputados de distintos partidos de la oposición. A continuación, otros legisladores del kirchnerismo, como Juan Cabandié y Daniel Filmus, se acercaron a la banca del oficialista Nicolás Massot, y se registraron algunos empujones e insultos entre los legisladores.

El oficialista Fernando Iglesias se insultó con la kirchnerista Mayra Mendoza, otra de las que estaban reclamando que la sesión fuera suspendida momentáneamente.

Monzó logró confirmar el llamado a un cuarto intermedio, y llamó a los líderes de los distintos bloques a «conversar sobre la situación». 15 minutos después se retomó el debate, y Rossi destacó: «No estamos de acuerdo con continuar la sesión, es una irresponsabilidad que mientras se está reprimiendo nosotros hagamos oídos sordos. Si hay muertos, se van a tener que hacer cargo».

Monzó le dio la palabra al representante del FIT Nicolás del Caño, quien también pidió la suspensión de la sesión, algo que no fue aceptado por el presidente de Diputados. En esa línea, una serie de diputados de la oposición reiteraron el pedido de frenar la sesión con el argumento de los incidentes fuera del recinto (hay decenas de detenidos), pero el debate continuó.

Poco después Monzó llamó a un cuarto intermedio y convocó a los presidentes de los bloques a una reunión con el encargado del operativo fuera del Congreso, el secretario de Seguridad porteño Marcelo D’Alessandro.

Tras casi una hora de cuarto intermedio, Monzó retomó la sesión y Pastori continuó con su discurso.

Clarens: «Le entregué a Muñoz no menos de 30 millones de dólares».

image5b896a5e697ebErnesto Clarens detalló, a lo largo de cinco declaraciones, cómo era la operatoria de recaudación implementada por los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

Clarens busca convertirse en colaborador y brindó detalles del esquema de cobro de coimas pagadas por las empresas de obra pública durante los gobiernos kirchneristas.

En la primera declaración frente al fiscal Carlos Stornelli, el 17 de agosto, señaló que le llevó «alrededor de 20 o 25 millones de dólares de la recaudación» de las coimas al ex secretario privado del matrimonio, el hoy fallecido Daniel Muñoz. Esa cifra fue su cálculo hasta el 2010, cuando murió Néstor Kirchner. Sin embargo, fue rectificada por Clarens en sus sucesivas declaraciones, en las que aseguró que no habían sido «menos de 30 millones de dólares» que le había entregado al entonces secretario de los ex presidentes.

El monto mencionado por Clarens no incluye la recaudación de las coimas en el área de energía y de transporte.

Según detalló, las entregas fueron en el departamento de la calle Juncal, en el barrio porteño de Recoleta. «La dejaban ahí y, según escuché, los viernes con la recaudación de la semana, subían el dinero en un avión y lo llevaban a Río Gallegos, y luego a la casa en El Calafate donde vivían los Kirchner. Me refirió asimismo (por Muñoz) que en la casa de El Calafate había un escondite en el sótano donde guardaban las cosas. Asimismo me manifestó que en ese lugar no se podía estar por el fuerte olor a tinta», afirmó ante Stornelli el financista. Pero esa primera declaración fue considerada insuficiente por el juez Claudio Bonadio y el acuerdo no fue homologado en esa oportunidad.

Ademas precisó que «Muñoz iba en avión, no sé si en el Tango o dónde, pero vía aérea seguro. Normalmente se iban los viernes, el destino final era El Calafate, debajo de la casa guardaban el grueso del dinero. Muñoz se quejaba a veces por los montos que llegaba a recaudar por lo escaso de los montos, eran menores porque Vialidad había dejado de pagar en tiempo y forma».

El financista insistió en varias declaraciones en que «el dinero era enviado al sur». Destacó que  Baez lo consultó sobre qué hacer con el dinero. «Yo le dije que comprara activos. De repente supe que compró, a modo de ejemplo, restaurantes, estaciones de servicio, agencia de turismo, campos, estas compras no las registraba en la contabilidad, y creo que estas operaciones no las hacía con dinero propio sino con dinero del matrimonio Kirchner.

En otra de las oportunidades abundó que, según entendía, «el dinero de la obra pública no era suficiente para esas adquisiciones y que podría haber tenido otro origen», y «Báez haber actuado como prestanombres presidencial». En ese sentido, aseguró: «Las compras en el sur eran siempre en efectivo. El dinero físicamente se encontraba en Santa Cruz».

Y agregó «Se decía que los billetes de Báez con los que pagaba Báez estaban húmedos. Báez decía que Néstor Kirchner era como Rico Mc Pato, por lo mucho que le gustaba el dinero en efectivo».

También se explayó sobre el trato del ex presidente con quien fuera su «sombra» durante su paso por la Casa Rosada: «A modo de anécdota quiero agregar que un día Muñoz me pidió ir a la cancha de Boca, comenzamos a charlar y ahí me contó que Néstor Kirchner era mala persona y que la esposa era peor, que era una araña. Eso fue al comienzo de la presidencia de Néstor Kirchner. Me contó también que le pegaba, me relató que en una oportunidad estando en el despacho presidencial,  Muñoz cerró la puerta y lo llamó para ordenarle que la vuelva a cerrar pero con suavidad, lo volvió a hacer y aparentemente no fue lo suficientemente suave, para lo cual lo llamó a su presencia y  le dio una trompada».

Clarens insistió en que no era él quien definía a quién cobrarle. La recaudación dependía de las obras que le habían sido asignadas a las distintas constructoras de obras viales, mediante el sistema de cartelización coordinado por el empresario por Carlos Wagner, a pedido del ex ministro Julio de Vido.

Y negó haber «extorsionado» a empresarios para que le paguen. «Jamás me puse yo del lado del gobierno en apretar empresas, con ninguna, todo lo contrario. Venían y me decían ‘no puedo pagar porque no me pagan bien», yo les respondía ‘pagá lo que puedas’, mientras  había flujo de caja, para estos no iba a pasar nada».

Se refirió puntualmente a «las manifestaciones de (Juan) Chediak y (Luis) Losi en los medios».  sobre ellas, dijo: «Me atribuyen haberlos presionado para el pago de sobornos acordados en la camarilla (la Cámara de Empresas Viales), vuelvo a negar que eso haya ocurrido. Por el contrario estaban muy conformes. No fue extorsiva, sino beneficiosa para ellos. Al punto que Chediak me invitó con mi esposa a cenar a su casa en una reunión social, en la que cantó y tocó la guitarra».

Clarens se refirió, a su vez, a los aportes electorales en negro hechos por los hombres de negocios en 2013. «Fuera de la operatoria referida a la obra pública vial, ese año López me dijo que algunas empresas llevarían dinero para la campaña electroal del kirchnerismo. Por ejemplo, recuerdo en particular: Esuco, Cartellone, Losi, Chediack, Roggio, entre otras. En esa operatoria, le levaban directamente el dinero a (José) López a un departamento cerca del Hotel Faena, en Puerto Madero». Esas contribuciones por fuera de la ley, según relató, se repitieron en la campaña del 2015.

El financista sostuvo que el dinero que recibía de los empresarios lo cambiaba por dólares  y «se lo entregaba a Muñoz, en el Hotel Panamericano si el monto era chico.  Pero si era un millón de dólares, por ejemplo, me decía ‘llevalo a Juncal, al departamento'», precisó.

Sobre la operatoria de cambio de divisas, detalló: «(Los empresarios) me pagaban en pesos a partir del cobro de certificiados (de obra). Después salía al mercado a comprar dólares. Mi negocio era el cambio, al principio era cuidadoso pero después conseguía obtener más margen».

También nombró el corredor con el que operaba. «Generalmente hablaba con un corredor, (Jorge Marcelo) Vallarino, normalmente era en cuevas, y en algunas ocasiones con la mesa de dinero del banco Finansur que hacía de nexo con alguna casa de cambio. En determinado momento, Muñoz me pide que trate de traer euros en billetes de 500 porque ocupaban menos lugar».

Tras caerse el acuerdo que había firmado con Stornelli el 7 de agosto, Clarens declaró nuevamente el 23 y el 31 de ese mes. También presentó escritos ampliatorios donde fue aportando detalles que dijo ir «recordando». Recién su declaración del 8 de septiembre logró ser homologada por Bonadio y así se convirtió en arrepentido, lo que le garantizó su libertad durante el proceso. Eso no le valió, sin embargo, evitar ser procesado como miembro de una asociación ilícita comandada por los ex presidentes.

El financista negó cualquier vinculación con SGI, la financiera de Federico Elaskar, que pasó a estar controlada en 2011 por gente de Lázaro Báez. «Cuando me dicen que  tengo algo que ver con La Rosadita es mentira, no tenga nada que ver con la Rosadita. De hecho quedó demostrado en todos lados que Báez eligió otra persona. Ni a Fariña ni a ninguno de esos muchachos los conozco», señaló en relación al sindicado como «valijero» del empresario, al contador Daniel Pérez Gadin, el abogado Jorge Chueco y el ex marido de Iliana Calabró, Fabián Rossi.

«En esa época Báez conmigo estaba enojado. Nunca tuve manejo de las cuentas de Lázaro Báez, de todas las operatorias que hizo. El euro afuera estaba a 1.20 y acá estaba a 1.10, ellos vendían euros y pedían transferencias en dólares para girar afuera. No hay mercado grande en la Argentina para vender tantos euros, para vender en cantidad tenés que esperar un par de días. Acá se cambiaron 60 millones de euros que se dice que hizo la Rosadita, y el mercado argentino no podía soportarlo. A lo sumo puede soportar el cambio de un millón de euros diarios. Esos euros que se cambiaron, no sé de quién eran, no me consta».

El financista se ocupó de destacar que su relación con el empresario patagónico detenido no era buena. «Tenía diferencias con Lazaro Báez, era desprolijo. No me gustaba el trato que tenía con (el empresario de la construcción santacruceño ya fallecido) Gotti. Yo no quería ser su socio, pensaba que podía obtener cualquier cosa para obtener poder».

En las posteriores declaraciones, Clarens amplió los detalles sobre el dinero trasladado hacia la provincia de Santa Cruz. Dijo que, incluso, había un custodio que resguardaba lo que los Kirchner ocultaban en el subsuelo de su casa en Calafate. «La plata estaba guardada en archivos de oficina. Me parecía una locura pero a Kirchner le gustaba el efectivo, por eso cuando hablan de cuentas en el exterior, me resulta extraño», agregó.

El financista negó haberle abierto cuentas en el exterior a Néstor y Cristina Kirchner, o a Muñoz. «Si fuera así,  yo se lo diría porque a mí no me suma ni me resta nada. Una sola vez, Muñoz me consultó sobre cómo eran las cuentas afuera, yo le conté pero no me dijo nada más. Yo estaba en Buenos Aires, tenía que recibir la plata de las empresas y convertirlas en dólares, esa era mi función, me tenían ahí, haciendo lo que tenía que hacer y punto. Sí hay una persona que manejaba esas cuestiones. Cuando llegué a Santa Cruz en el año 1995, el que manejaba eso era Eduardo Caffaro, con Aldo Ducler. Nunca supe si Caffaro era empleado de la Gobernación o de Ducler, pero la persona que a Kirchner le manejaba los fondos de afuera era Caffaro. Para hacer algo en el exterior, la persona que Kirchner consultaba era Caffaro. A tal punto, yo voy un día con Merry Lynch a ver a De Vido en Santa Cruz, a ofrecerle los servicios para poder asesorarlo en el manejo de fondos de la provincia, que eran 600 millones de dólares, que para mí era una comisión espectacular. Entonces yo pregunté qué pasaba y Lázaro Báez me dijo: ‘esto lo maneja Caffaro'».

En su defensa, descartó las versiones periodísticas que lo señalaban llevando dinero en su «novelesca lancha rápida» y sin controles a Uruguay, donde tenía una casa de fin de semana en Carmelo. Para Clarens, esta idea era descabellada ya que siempre iba los fines de semana con su familia desde hace diez años, y que Buenos Aires era una mejor plaza para operar con efectivo que Montevideo.