El Gobierno decidió suspender el tradicional desfile militar del próximo lunes por el Día de la Independencia aduciendo “cuestiones presupuestarias”, pero la medida se da en un marco de descontento en las Fuerzas Armadas por el escasos aumento salarial otorgado recientemente a los uniformados.

En declaraciones periodísticas, fuentes del Ministerio de Defensa manifestaron que la decisión se tomó por “cuestiones presupuestarias” en el marco del plan de recortes que lleva adelante el Gobierno, aunque reconocieron el malestar que se vivía en los cuarteles por el magro aumento salarial.

La cancelación del evento se conoció horas después de que el Poder Ejecutivo  sustituyera el coeficiente de determinación del Suplemento por Responsabilidad Jerárquica y también el coeficiente de Suplemento por Administración del Material.

El pasado martes se publicó en el Boletín Oficial la resolución conjunta 2/2018 de los ministerios de Hacienda y de Defensa, que otorga un incremento salarial diferenciado a las fuerzas.

Según la norma, los cuadros inferiores recibieron una mejora del 8% de los haberes, mientras que los oficiales superiores, a partir del grado de teniente coronel en el Ejército y equivalentes en las otras fuerzas, solo percibirán una suma fija de $2000 a partir del 1 de julio y de $4500 desde el primer día de agosto.

La resolución también determinó que, con excepción del grado de teniente general y equivalentes, se otorgará una suma fija no remunerativa y no bonificable, por única vez, de $2000 junto con los haberes de ​agosto.

Compartir