El presidente de Brasil, Michel Temer, revocó el decreto por el cual había autorizado el miércoles la intervención de las Fuerzas Armadas para cumplir funciones de seguridad pública en Brasilia luego de que manifestaciones a favor de su renuncia terminaran con ocho ministerios destrozados, dos de ellos incendiados.

La decisión fue publicada en una edición extraordinaria del Diario Oficial de la Unión, el boletín oficial de Brasil, que explica que ya no es necesaria la presencia de tropas en las calles porque cesaron “los actos de depredación y de violencia, con el consecuente restablecimiento de la ley y el orden”.

En declaraciones a periodistas conocida la decisión, el ministro de Defensa, Raúl Jungmann, dijo que “ningún incidente ocurrió entre Fuerzas Armadas y manifestantes” y que “la gobernabilidad no fue afectada” con la decisión.

La anulación se produjo en el marco de una ola de críticas tanto del oficialismo como de la oposición, en otro momento de crisis de su gobierno, que lo encuentra en una situación delicada para mantenerse en el cargo, luego de haber sido grabado pidiendo a un empresario que siguiera pagando sobornos.

 

Foto vía: noticiasbrasilonline.com.br

Compartir