Todos piden su libertad aduciendo inocencia y mala intención de Bonadío.

El ex secretario Legal y Técnico Carlos Zannini, el dirigente Luis D´Elía y el ex canciller Héctor Timerman pidieron por su libertad luego de ser detenidos el pasado jueves por orden del juez federal Claudio Bonadio bajo los cargos de traición a la patria y encubrimiento en la investigación del atentado a la AMIA.

mm

Redacción

Zannini apeló el procesamiento con prisión preventiva ante la Cámara Federal, en tanto que D´Elía recurrió a ese Tribunal insistiendo con su libertad y cuestionando la detención en su contra dictada por Bonadio al considerar que es un juez “jubilado” y por ello es un acto inválido.
Timerman, en tanto, le pidió al magistrado su excarcelación fundado en cuestiones de salud.
D´Elía presentó un escrito para que el pedido de libertad, negado el jueves por Bonadio, sea analizado por la Cámara Federal: “no nos encontramos ante una privación preventiva ilegal, sino ante una verdadera privación ilegal de la libertad”, dijo en el escrito al que accedió NA.
“El gravamen resulta obvio en autos, en el que un `no juez` decide el encierro de una persona, engaña a las fuerzas de seguridad y a las autoridades penitenciarias confeccionando instrumentos públicos ideológicamente falsos en los que hace insertar falsamente que es el juez de la causa”, dijo en su escrito Adrián Albor, defensor de D´Elía.
Según fundó en su escrito, Bonadio es un juez “jubilado” y la prisión preventiva que impuso es un “acto inexistente”, pues es inválido.
Por otra parte, aseguró la defensa que D´Elía tenía otorgada una exención de prisión cuyos argumentos el juez no tuvo en cuenta al fijarle la prisión preventiva el pasado jueves.
Paralelamente, D´Elía presentó un pedido de prisión domiciliaria por cuestiones de salud (es insulino dependiente y tiene tres operaciones de corazón) y un habeas corpus aún en trámite por que consideró ilegal la medida del juez Bonadio.
Por su parte, el excanciller Héctor Timerman solicitó a Bonadio su excarcelación también basado en cuestiones de su delicado estado de salud, algo que el magistrado tendrá un plazo de 24 horas para resolverlo.
Zannini es el único que hasta el momento apeló el procesamiento con prisión preventiva, para lo cual las defensas tienen plazo hasta el próximo miércoles, y solicitó que lo ordenado por Bonadio sea revisado por la Cámara Federal.
El exfuncionario aseguró que muchos de los dichos de Zannini al declarar en indagatoria no se verificaron por parte del juzgado y consideró que hubo “arbitrariedad” en el procesamiento que le trabó el juez.
“No supera la fundamentación impropia la resolución, las reconocidas exigencias que condicionan la validez de los indicios”, añadió.
“Mal podría arguirse fundadamente que mi defendido pudiera eludir la acción de la Justicia o entorpercer las investigaciones cuando se presentó siempre ante los estrados del Tribunal, ha colaborado de manera activa con la investigación, carece de antecedentes penales y él mismo posee arraigo”, dijo su abogado Mariano Fragueiro Frías en la apelación.
Para la defensa, Bonadio impuso una “calificación arbitraria” en su fallo para “privar de la libertad” a Zannini.
Este lunes también se notificó en persona del procesamiento un exfuncionario del Ministerio de Justicia, Juan Martín Mena, en tanto que las defensas, incluida la de la expresidenta Cristina Kirchner, cuentam con plazo hasta el próximo miércoles para apelar la resolución del juez de primera instancia.