El presidente Donald Trump el lunes coincidió públicamente con el presidente ruso Vladimir Putin sobre sus agencias de inteligencia, negándose a condenar al Kremlin por su interferencia en las elecciones de 2016 y diciendo que “no veo ninguna razón” por la cual Rusia habría pirateado los servidores informáticos demócratas.

Putin, por su parte, negó que Rusia haya interferido en las elecciones estadounidenses, aunque declaró que sí quería que Trump ganara las elecciones presidenciales de 2016.

“Sí, lo hice”, dijo Putin. “Sí, lo hice.”

Los comentarios del presidente hacia Putin y Rusia, así como el tono general agradable, provocaron una rápida reprimenda no solo de los demócratas sino también de los republicanos, incluidos algunos líderes republicanos que de otro modo han sido aliados y defensores de Trump. En una declaración emitida el lunes, el presidente de la Cámara Paul Ryan dijo que “el presidente debe apreciar que Rusia no es nuestro aliado” y que “no existe una equivalencia moral entre Estados Unidos y Rusia, que sigue siendo hostil a nuestros valores e ideales más básicos”. “

Durante la conferencia de prensa de 45 minutos, Trump dejó clara su admiración por Putin.

“Nuestra relación nunca ha sido peor de lo que es ahora; sin embargo, eso cambió hace unas cuatro horas, realmente lo creo “, declaró Trump. “La reunión de hoy es solo el comienzo de un proceso más largo. Pero hemos dado los primeros pasos hacia un futuro más brillante “.

FUENTE:POLITICO.COM

Compartir