“Más del 50% de los detenidos están en actividad. O terminan la escuela, o aprenden un oficio o hacen algún deporte. Queremos detenidos que tengan una segunda oportunidad”, enfatizó Vidal al poner en marcha la Unidad Modelo que funcionará en Campana y estará destinada a jóvenes de 18 a 21 años.

La gobernadora bonaerense anunció junto al ministro de Justicia provincial, Gustavo Ferrari, el programa “Jóvenes Adultos” en contexto de encierro, un plan que viene trabajando el jefe de la cartera de Justicia para beneficiar a los internos en capacitación y preparación para su “readaptación a la sociedad”.

“Aquellos que vengan a estas cárceles van a tener que aceptar ciertas condiciones. Va a ser obligatorio estudiar y aprender un oficio. Además, sabemos de la adicción al consumo. El tiempo que pasen acá, no sólo aprenderán un oficio para que cuando salgan tengan trabajo, sino que tendrán un tratamiento médico si es necesario”, manifestó Vidal.

En ese marco, precisó que como este modelo “sólo hay dos en el mundo: Una (cárcel) en Alemania y otra en Estados Unidos”.

“No podemos mirar para otro lado si queremos cambiar la política de seguridad en serio. Si los que salen, vuelven a cometer un delito, quiere decir que estamos haciendo mal las cosas”, expresó.

“Cuando llegamos a la Provincia, hacía 20 años que no se construía una cárcel. Por eso queríamos hacer algo distinto. Tenemos el sistema carcelario más grande del país. Pero cuando llegamos no había ni candados. Eso nos llevó a hacer el primer cambio del sistema carcelario del país”, concluyó.

La Unidad cuenta con cuatro módulos, cada uno de los cuales tiene celdas, aulas, talleres y un polideportivo central. Los internos recibirán todas las comidas diarias y habrá un centro ambulatorio para el tratamiento de adicciones y una unidad sanitaria.

Compartir