Inicio Covid-19 El gobierno incluirá la vacuna de Moderna en los ensayos para combinaciones

El gobierno incluirá la vacuna de Moderna en los ensayos para combinaciones

El Ministerio de Salud remarcó que la fórmula del laboratorio americano se incluirá en el estudio colaborativo para ver si pueden suplantar a la segunda dosis de Sputnik V.

El gobierno comunicó que incluirá a la vacuna de Moderna contra el Covid-19 en el estudio que se está llevando a cabo para poder combinar distintas fórmulas. La principal preocupación es completar los calendarios de las personas a las que todavía no les llegó el segundo componente de la Sputnik V.

En un comunicado, el Ministerio de Salud de la Nación expresó que “incluirá a la vacuna de Moderna contra la COVID-19 en el estudio colaborativo y federal de evaluación de esquemas combinados de vacunación que coordina junto a las jurisdicciones participantes e investigadores del CONICET”.

Según Carla Vizzotti, la búsqueda está en “avanzar en la producción de evidencia científica de cara a contar con un abanico mayor de posibilidades para alcanzar esquemas completos en el menor tiempo posible”. El Ministerio confirma que “a partir de este estudio se espera poder generar evidencia científica sólida que apoye la toma de decisiones en políticas de salud, con amplia participación federal y objetivos comunes”.

Dentro de estas pruebas están incluidas las provincias de Buenos Aires, Córdoba, La Rioja, Mendoza y San Luis. Es solo para mayores de 18 años que hayan sido vacunados con una dosis de vacuna Sputnik V, AstraZeneca o Sinopharm “hasta 60 días previos a su enrolamiento, con y sin factores de riesgo identificados para COVID-19 que permanezcan en la jurisdicción donde se inició su estudio hasta el final del mismo”.

Asimismo, desde la Cartera aseguran que “los modelos basados en esquemas heterólogos de inmunización con vacunas de plataformas diversas requieren ser evaluados mediante ensayos clínicos que permitan demostrar si los mismos tienen una respuesta similar que los esquemas homólogos ya establecidos. Esto se logra a través de la evaluación comparativa de su inmunogenicidad y reactogenicidad (eventos adversos) con estudios que consideren posibilidades de implementación, sean adaptativos y respondan a situaciones de la vida real”.