Inicio Covid-19 La diferencia entre vacunas recibidas y aplicadas asciende a 13 millones

La diferencia entre vacunas recibidas y aplicadas asciende a 13 millones

La Argentina superó las 60 millones de vacunas recibidas, pero solo 47 millones se han dado. ¿A qué se debe?

Uno de los principales problemas que ha habido con las vacunas desde que aumentó el ritmo de llegada de dosis en junio, fue la diferencia entre las que ya estaban en el país y las que se aplicaban diariamente. Desde ese momento hasta hoy, esa distancia fue creciendo paulatinamente y hoy tocó su pico máximo de 13 millones.

Al día de hoy, son 60.2 millones de dosis las que recibió nuestro país, pero solamente 47.3 millones están aplicadas. Sin embargo, esta brecha nunca se achicó y por el contrario se aceleró en el último mes: El 26 de agosto se habían recibido 50.6 millones y se habían aplicado 40.5 millones. Es decir, que había poco más de 10 millones de diferencia.

Ya para el 2 de septiembre, las arribadas al país eran 55.4 millones y las inyecciones dadas eran 43.3 millones, lo que representaba una diferencia de 12 millones. Sin embargo, desde el gobierno aún no han dado ninguna declaración de cómo reducir esto para avanzar más velozmente con el plan de vacunación y, por el contrario, marcaron que esta tendencia es difícil que cambie.

“No hay vacunas en la heladera”, había disparado Carla Vizzotti desde Ezeiza días atrás. Según la explicación oficial, hay una situación logística debido a la extensión que tiene el país y, además, que una vez que las dosis ya están distribuidas eso ya es responsabilidad de las provincias.

Tomando esta referencia, las dosis distribuidas son 52 millones, ocho millones menos que las arribadas al país. Con lo cual, cada gobernador debería dar mayores explicaciones de qué situación hace que esas vacunas no estén en los brazos de los habitantes.

De esas ocho millones, dos están en la Provincia de Buenos Aires, que ya recibió 20 millones y aplicó 18 millones. En los últimos días, Nicolás Kreplak anunció que están llevando adelante el plan de vacunación “casa por casa” para poder llegar a aquellos que por alguna razón no se hayan podido anotar.

Por su parte, con mucho menor territorio y más facilidad para distribuir, la Ciudad de Buenos Aires marcó que aplica el 99% de sus vacunas a los tres días de recibidas y Fernán Quirós sostuvo hace poco que estaban en condiciones de aumentar el ritmo.

En lo que respecta al cuadro nacional, todavía son 5 millones de vacunas las que no han sido enviadas a las provincias y no hay ninguna explicación oficial. Lo único que se ha esbozado desde el Ministerio de Salud es que es una situación de “logística”, pero sin nada concreto de cómo resolverlo.

Mientras tanto, la Argentina tiene hoy al 40% de su población vacunada con las dos dosis en la búsqueda de retrasar la circulación comunitaria de la variante Delta en nuestro país. Asimismo, la cantidad de casos descendió fuertemente en los últimos dos meses a partir del avance de la vacunación, lo cual remarca más aún la necesidad de acelerar el ritmo y mejorar la logística a casi un año de haber empezado las aplicaciones.

Por Tomás Amerio