Inicio Destacadas El fiscal que calificó una violación de “desahogo sexual” justificó sus dichos

El fiscal que calificó una violación de “desahogo sexual” justificó sus dichos

Guillermo Rivarola marcó que se “tergiversaron” sus dichos y que todo fue “con conformidad” de la víctima”.

Luego de que estallara la polémica porque un fiscal cambió la carátula de una violación y la calificara como un desahogo sexual, el funcionario público se justificó y marcó que lo hizo para “lograr la condena de los acusados y que fuera tomada con expresa y libre conformidad de la joven damnificada el caso, quien tuvo participación activa durante toda la investigación”. 

Guillermo Rivarola agregó que “debo reconocer que la frase “desahogo sexual”, pese a su amplio y arraigado uso judicial, debe ser erradicada. Soy consciente, hoy más que nunca, de la importancia que tienen las palabras como instrumentos de cambio en la deconstrucción de estereotipos machistas”.

“Lejos de haber utilizado la expresión para minimizar o justificar conducta alguna, su empleo tuvo el único sentido de describir los delitos imputados como acciones de cosificación de la víctima y de degradación de su dignidad, así como la voluntad del agresor de cometerlo sin el consentimiento de la víctima“, agregó.

Además puntualizó que “an el año 2019 decidí abrir la investigación de un episodio ocurrido en 2012, de oficio, aún avizorando las dificultades que podían presentarse en virtud del tiempo transcurrido, a partir del breve relato de los hechos efectuado por la víctima en redes sociales. Escuchar, acompañar y proteger a la joven damnificada con el fin de preservar su integridad y defender su interés en el proceso“.

Retomando lo de su frase, disparó en un escrito que “se ha generado una importante tergiversación de los hechos, cuya inmediata repercusión masiva ha impactado negativamente en la víctima,  revictimizándola e invadiendo nuevamente su intimidad”.

“Todo lo anterior quedará ampliamente verificado en la audiencia a realizarse, en la que tendrá participación activa la propia damnificada y las profesionales de su confianza que la acompañan. En dicha ocasión el Juez deberá recabar la libre conformidad de la víctima con el acuerdo de condena presentado, voluntad personalísima e intransferible que representa el interés supremo que el proceso está llamado a proteger“, cerró.