Inicio Destacadas Gerónimo Cabrera: “Haber llegado a entregar manos en África fue muy fuerte”

Gerónimo Cabrera: “Haber llegado a entregar manos en África fue muy fuerte”

El fundador de ‘Te doy una mano’ explicó cómo surgió el proyecto que lleva adelante junto con su papá, las distintas experiencias que vivieron y la ayuda que brindaron durante la pandemia.

  • ¿Cómo surgió ‘Te doy una mano’?
  • Es un emprendimiento familiar solidario que lleva casi tres años y medio. Comenzamos haciendo manos con impresoras 3D para personas que hayan nacido con alguna amputación. Tuvimos que ir aprendiendo en el camino, porque ni mi papá ni yo somos especialistas en el tema sino que nos fuimos haciendo sobre la marcha. Pasado el tiempo también pudimos hacer los ‘Portasueros con Superpoderes’, que son cobertores del suero para chicos que se hacen tratamientos oncológicos o que reciben una transfusión de sangre. La intención siempre fue ayudar a la gente y como siempre me gustó la tecnología, encontramos esta manera de dar una mano a quien lo necesite.
  • ¿Cómo funcionan las manos?
  • Son casi 40 piezas ensambladas desde los dedos, las tanzas que lo recorren que reemplazan los tendondes y funcionan con la articulación previa a la amputación. Si una persona está amputada antes del codo, cuando dobla el codo tensa a todo el juego de tanzas que va hasta la punta de los dedos y se cierran. En el caso de alguien que no tenga la mano, realiza lo mismo con la articulación de la muñeca. Es un sistema muy simple, no tiene batería, ni sensores, todo es mecánico.

“Todo lo que entregamos se financiade nuestro bolsillo”

  • ¿Con qué te encontraste cuando empezaste a investigar sobre la impresión 3D?
  • Lo que te puedo decir es que, sin dudas, es algo apasionante. Parece increíble tener diseñado en la computadora algo que, posteriormente, tenés en tu mano. La realidad es que los costos de producción de piezas de plástico son muy baratas, pero lo que sí es caro es la matriz. Yo me hice un portacelular de plástico que me debe haber salido 10 pesos. Originalmente me compré la impresora para arrancar un emprendimiento, pero mi papá vio por internet el tema de las prótesis de mano y ahí nos embalamos con esto. Desde ahí investigamos, aprendimos y también fracasamos mucho.

  • ¿Cómo se financian?
  • Lo que tiene ‘Te doy una mano’ es que no somos ni una fundación ni una ONG. No recibimos donaciones económicas y lo que hacemos sale todo de nuestro bolsillo. Mi papá tiene una empresa donde hoy yo trabajo y todo lo solventamos nosotros para ayudar a quienes más lo necesitan. La realidad es que para poder recibir donaciones tenés que ser una ONG y tarda mucho en crearse, capaz terminás más tiempo llenando papeles que ayudando.
  • ¿Se complicó mucho la situación con la pandemia?
  • Durante todo este tiempo hemos entregado más de 13 mil máscaras para personal que estuviera en la lucha contra el coronavirus. Hicimos todos los envíos a través de Correo Argentino y logramos que en 24 o 48 horas, quienes necesitaran una máscara de plástico la tuvieran en cualquier punto del país.

“El papa emana una energía muy especial, fue muy fuerte haber estado con él y que me reconozca”

  • ¿Cómo fue llegar a estar con el Papa y entregar manos en África?
  • Lo del Papa fue súper chocante, no te das una idea la energía que se vive ahí seas de la religión que seas. Estar ahí y que él me conozca realmente fue una locura, se vivió una onda positiva muy linda y me sirvió mucho como experiencia y logro personal. Luego fuimos a Mozambique en una misión solidaria y allí le dimos manos a personas a los que las habían mutilado simplemente por tortura. Eso fue muy fuerte, aprendimos mucho de su cultura. Al principio notábamos que era todo muy seco, pero nos dijeron que eran muy tímidos y que esperaban la “autorización” para que demuestren sus sentimientos. A partir de ahí les empezamos a preguntar si estaban contentos y pudimos entablar un poco más de conversación.

por Tomás Amerio