Inicio Destacadas Julio Aro: “Hemos logrado recuperar la identidad de 115 soldados caídos en...

Julio Aro: “Hemos logrado recuperar la identidad de 115 soldados caídos en Malvinas”

El combatiente y nominado al Premio Nobel de la Paz explicó cómo comenzó el trabajo de ponerle nombre y apellido a aquellos que estaban enterrados en el cementerio de Darwin, su relación con Malvinas y el valor del reconocimiento de las familias.

  • ¿Cómo fue tu relación con Malvinas desde el conflicto?
  • El tema de Malvinas es muy complicado porque lleva varias etapas y quiebres en mi vida. Cuando volvimos de las Islas yo entendí después de mucho tiempo qué es lo que había vivido. En mi pueblo tuvimos un recibimiento muy grande, mi familia me fue a buscar y todo el mundo se abrazaba y lloraba. Yo no entendía en ese momento por qué pasaba eso y después comprendí que muchas de esas personas eran mamás cuyos hijos no habían vuelto. Cada uno de nosotros salió de la manera que pudo de esa situación.
  • ¿La tarea de reconocer a los caídos funcionó como un catalizador del dolor?
  • Claro, es la forma que encontramos nosotros y no sé si es correcto, pero es lo que a mí me hace bien. He dejado de lado a mi familia, de 24 horas del día le dedico 30 a esto. Hay heridas que cicatrizan y otras que no. Antes no podía ver una bandera de Inglaterra y hoy mi mejor amigo es inglés. Haber regresado a las Islas en el año 2008 me sirvió mucho para encontrar a ese Julio que se había quedado allá y para comprender el horror de una guerra. Allí pude curar muchas cosas.

“mucho tiempo después de volver de las islas entendí lo que había vivido”

  • ¿Cuál es el disparador que te lleva a querer reconocer a estos soldados?
  • Primero que nada que pude entender mucho del conflicto una vez que estuve en Malvinas y, ahí, me di cuenta que yo pude haber sido uno de ellos porque no tenía chapita identificatoria. Eso te da la empatía de ponerte en ese lugar, de buscar compañeros en el cementerio que no estaban. ¿Cómo hacés para que una mamá que quiera ir a ver a su hijo no sepa donde está? Si murieron no tienen por qué perder su identidad. Allí nos propusimos armar un proyecto para poder devolverles la identidad.
  • ¿Qué sentimiento te generaba ver en una lápida la inscripción ‘Soldado Argentino solo conocido por Dios’? ¿A cuántos soldados han podido identificar?
  • Yo ahí veía a un hermano, un hijo, un primo, un amigo… pero no sabía quién era, esa placa es la que literalmente nos parte la cabeza y pensás “yo hubiera estado ahí”. Ahí pensás “¿qué hubiera hecho mi vieja?” y ella me dijo que no hubiese pasado un minuto sin buscarme. De las 122 placas del primer plan, ya tenemos 115 identificados que han recuperado su identidad y su historia. Faltan siete compañeros que no vamos a dejar de buscar nunca, creo que vamos a tener noticias pronto.

  • ¿Creés que ha habido un reconocimiento acorde al que merecen?
  • Sí, pero no tiene que ver con la política sino con cada veterano que se rompió el lomo buscando que se lo reconozca. A los políticos, lamentablemente, les importa poco y nada. No hay lista de soldados, de padres ni de madres, no tienen idea. Todo lo que se ha armado es por la lucha incansable de cada uno de los compañeros.

“Al lado del reconocimento de un familiar, el premio nobel queda muy chiquito”

  • ¿Qué significaría poder ganar el Premio Nobel?
  • Mirá, al lado de el abrazo de una mamá, de un papá o de un “gracias por haberme ayudado a encontrarlo”, el Premio Nobel queda muy chiquito. Ahora, ganarlo creo que sería de la Cruz Roja Internacional, el Equipo Forense y todo el equipo que hemos sido parte de eso. Si lo ganáramos, sería de cada uno de los caídos en Malvinas y sus familias, eso no se va a olvidar nunca.