Inicio Destacadas Los escenarios que maneja Alberto para realizar cambios en el gabinete

Los escenarios que maneja Alberto para realizar cambios en el gabinete

El presidente baraja distintas opciones para refrescar al gobierno. Podría tomar decisiones hoy mismo o esperar hasta después de las elecciones generales.

La jornada de ayer fue, sin dudas, una de las más complicadas de Alberto Fernández como presidente de la Nación. Luego de haber perdido las elecciones y cuando parecía que el gobierno comenzaba a rearmar la estrategia de cara a noviembre, la movida de Cristina Fernández que le puso la renuncia de todos sus ministros a disposición generó un cimbronazo del que el gobierno debe reponerse rápidamente si pretende ser competitivo en las próximas elecciones legislativas y poder enderezar el rumbo de cara al 2023.

Por parte del presidente, salió airoso de la feroz interna que se vivió ayer por la disputa del poder en el oficialismo. Pese a la presión de CFK, Alberto ratificó a todos sus ministros y mantuvo en pie tanto a Santiago Cafiero como a Martín Guzmán, cuestionados por la vicepresidenta, Máximo Kirchner y La Cámpora.

De todas formas, Fernández cree que hay que hacer cambios para renovar su gobierno, pero quería realizarlos a sus tiempos y no bajo demanda de la accionista mayoritaria del Frente de Todos. Sin embargo, tampoco tiene mucho margen para pensarlo y por ello baraja distintas opciones para disponer del cargo de sus funcionarios.

La primera alternativa es que hoy mismo comience a haber definiciones. Esto se debe a que Alberto tiene planeado un viaje a México para mañana que, oficialmente, todavía sigue en pie. Esto haría que, si el jefe de Estado quiere dar un golpe de timón rápido, debería esta tarde resolver qué modificaciones quiere hacer.

El segundo escenario está en realizar variantes la semana que viene o la otra. De esta forma, Fernández impondría su visión de querer analizar uno por uno el desempeño de sus ministros y buscarles con el tiempo adecuado un reemplazo. Sin embargo, esto haría que ya la elección general de noviembre esté demasiado cerca y se dificultara generar un impacto positivo en la gente para lograr un mayor caudal de votos.

La última alternativa es dejar pasar las elecciones. Lo que varios funcionarios albertistas creen es que si se hace un cambio ahora, pero se sufre otra derrota, los nuevos encargados de las distintas carteras ya quedarían debilitados de antemano. No obstante, no tocar nada desde hoy hasta el 14 de noviembre significaría prácticamente tirar a la basura la posibilidad de revertir el resultado.

En base a estos escenarios y con la interna todavía al rojo vivo, el mandatario tendrá que hacer equilibrismo para tomar una decisión que deje contentos a los tres grandes integrantes de la coalición. Además, está el aliciente de que tampoco hay muchas variantes a las que Alberto pueda echar mano para fortalecer su gabinete en base a los nombres disponibles.

Por otro lado, los apuntados por parte del oficialismo serían Santiago Cafiero y Martín Guzmán. En lo que respecta al primero, la posibilidad más concreta y que le daría un mayor volumen político al gobierno es la incorporación de Sergio Massa como ‘Súperministro’. Sin embargo, eso significaría para Alberto entregar a uno de sus hombres más cercanos.

En cuanto a Guzmán, cambiar al ministro de Economía en medio de una negociación con el Fondo Monetario Internacional sería una pésima señal a los mercados en un marco en el que la Argentina tiene un año por delante con muchos vencimientos de deuda y pocas posibilidades de financiar el déficit fiscal. Si se da la salida del encargado de la cartera económica, hoy parecería ser que no hay posibilidades de que esto sea antes de lograr un acuerdo con el FMI.

Por Tomás Amerio