Inicio Destacadas Martín Tetaz: “La economía necesita redistribuir la riqueza”

Martín Tetaz: “La economía necesita redistribuir la riqueza”

El economista afirmó que de alguna manera los que pueden producir deben derivar a los que no a causa de la pandemia, sostuvo que no está a favor de la dicotomía entre economía o salud y se mostró poco optimista con la propuesta de reestructuración de deuda.

  • ¿Estás de acuerdo con la dicotomía entre salud y economía que plantea el Presidente?
  • Es una falsa dicotomía porque no hay economía sin salud y no hay salud sin economía, es fundamental encontrar el equilibrio. Nosotros tomamos la decisión de paralizar todas las actividades porque había peligro que se desbordara el sistema de salud. Hoy aplastamos curva porque la cuarentena fue muy exitosa, hoy no estamos ni cerca de la utilización total del sistema porque tenemos 151 internados de terapia intensiva contra 4 mil camas. El problema es que en el camino nos llevamos puesta la economía, pero ahí está la dificultad de ser un gestor de políticas públicas, encontrar el equilibrio entre controlar la pandemia y no matar a la economía en el camino.
  • ¿Cuánto cayó el PBI hasta ahora? ¿Cuánto caerá a fin de año?
  • Los cálculos de la mayoría de mis colegas son que cada día de producción con estas medidas baja un 40% el producto de esa jornada. Por lo tanto, en un mes y medio de cuarentena se perdieron prácticamente entre 4 y 5 puntos del PBI y en total van a ser 10 puntos a fin de año. Es la caída más importante que se recuerde.

“No hay economía sin salud y no hay salud sin economía, es fundamental encontrar el equilibrio”.

Martín Tetaz
  • ¿Qué impactos tuvieron los créditos para Pymes anunciados por el Gobierno?
  • Hasta ahora, de las 650 mil Pymes que tiene la economía argentina solo accedieron a los créditos 80 mil. La gran mayoría no tienen asistencia financiera, en particular porque muchas tienen alguna parte de informalidad y eso les corta el acceso al crédito.
  • ¿Estás de acuerdo con las rebajas salariales a trabajadores suspendidos?
  • El problema de una economía parada es que no produce bienes ni servicios, eso quiere decir que del otro lado del mostrador no podemos hacer como si no estuviera pasando nada. Por lo tanto, en lo que respecta a los ingresos, también va a haber una caída. Pretender que todo el mundo cobre lo mismo que cuando se produce normalmente es no reconocer lo que está pasando, no podés poner plata en el bolsillo de la gente para comprar por 100 si producís por 60. Por supuesto que todo esto es en el contexto de una pandemia, nadie va a defender una rebaja de salarios en un marco de normalidad.
  • ¿Y con el impuesto a la riqueza?
  • Pasa una cosa parecida que con los ingresos. Cuando a la economía le cae un meteorito, necesita redistribuir riqueza de los que están generando a los que no están generando y de los que están produciendo a los que no están produciendo. Hay un grupo de gente que por decreto tiene que quedarse en la casa y de alguna manera hay que encontrar un mecanismo para redistribuir, al menos, alimentos para los que están en esa situación. El problema de la Argentina, por una inexistente cultura del ahorro y una pésima distribución de los ingresos, hoy los ahorros están pésimamente distribuidos y no tiene cada uno un lugar del que sacar las cosas sino que está todo concentrado en muy pocas manos. El impuesto a la riqueza sería ese chanchito. El problema es que es pan para hoy y hambre para mañana porque, cuando ocurra otro escenario parecido, no va a haber ningún ahorro porque el incentivo que se está mandando es que cuando tenér algo guardado el Estado te lo expropia de alguna manera.

“En un mes y medio de cuarentena se perdieron prácticamente entre 4 y 5 puntos del PBI”

Martín Tetaz
  • ¿Se va a seguir ampliando la brecha entre el dólar oficial y el blue?
  • Toda vez que haya un aumento en la emisión monetaria por encima de la demanda que tiene la economía y mientras aumente el sobrante de dinero en relación a la cantidad de bienes que se producen, va a buscar salida por alguna válvula de escape: los activos financieros o las propiedades. Esos precios se van a inflar y es imposible de evitar. La brecha sería más baja si el gobierno devaluara más rápido, como está sucediendo en todos los principales países de la región como Brasil y Chile, pero eso es un desafío. En algún momento se deberá pensar en volver a alinear todos los tipos de cambio y volver a subir el dólar oficial.
  • ¿Es buena la propuesta a los bonistas? ¿Aceptarán esa quita?
  • La propuesta empezó siendo razonable, los primeros dos días los bonos ajustaron hacia arriba y el mercado entendió que había sido una oferta mejor inclusive de lo que pretendían. Para mí, el gobierno cometió un gravísimo error al no pagar el vencimiento de los 530 millones de dólares que vencía el 23 de abril y se generó la expectativa de que los bonos argentinos iban a valer poco a la salida del canje. Eso hizo que no sea atractivo entrar. Si me lo preguntabas hace 15 días era mucho más optimista y ahora no lo soy tanto, pero habrá que ver cómo avanza.
  • ¿Qué generaría un escenario de default?
  • Lo que haría es que haya menos dólares disponibles para el financiamiento no solamente del Estado, sino también para las Provincias y empresas privadas. Eso lo que genera es que haya menos inversión y que no entren las divisas que tanto necesitás, lo que traería un tipo de cambio real más alto y, por consiguiente, salarios reales más bajos. Obviamente que al lado de la hecatombe que estamos viviendo parece un problema menor, pero es un problema más.
  • ¿La pandemia mejora el escenario de negociación?
  • Con los acreedores privados no porque generalmente son fondos de inversión que tienen que responder ante otras personas. Sí creo que hay más chances de que el Fondo Monetario Internacional reperfile los vencimientos y pueda patearlos hacia adelante en un acuerdo de facilidades extendidas.

“Hay más chances de que el Fondo Monetario Internacional reperfile los vencimientos”

Martín Tetaz
  • ¿Va a haber cambios a nivel mundial después de eso?
  • Ya está sucediendo, por ejemplo la salida de flujos de capitales de países emergentes hacia los centrales. Obviamente estos últimos están más sólidos para enfrentar la crisis, aunque las principales economías del planeta también van a caer y no se puede hacer nada, pero sí están en mejores condiciones para recuperarse. Hoy los países emergentes están en una situación de que los comodities que venden valen cada vez menos. En ese sentido los que exportan petróleo van a sufrir mucho más y los agrícolas lo sienten algo menos, como nosotros. El impacto en los países emergentes va a cambiar en base a lo que exporten y de eso dependerá su recuperación. Hoy es todo una gran incertidumbre y es difícil imaginar qué puede pasar.