Inicio Covid-19 Opinión: Al auxilio de las Pymes. Por Claudio Sarella

Opinión: Al auxilio de las Pymes. Por Claudio Sarella

La trágica pandemia que nos toca vivir ha afectado en forma contundente a todos. Nadie está exento, desde el riesgo de contraer el virus como de sufrir sus consecuencias socio-económicas.Tal vez, no haya sector más afectado como el sinnúmero de pequeñas y medianas empresas en nuestro país, fuente de trabajo y actividad económica, que tratan de sobrevivir en un día a día, caótico e incierto. 

El Estado Nacional, atento a esa situación de emergencia, dispuso y está disponiendo medidas de alivio y ofreciendo ayuda al mundo PyME, para paliar los efectos de la inactividad de la cuarentena. Con un agravante, que gran cantidad de sectores, venían experimentando una importante caída de actividad, fundamentalmente desde mediados de 2019. Sobre llovido, mojado. 

Esta ayuda fundamentalmente se vió reflejada en los dictados de los DNU 322 y 347, donde establecieron la postergación del pago de parte de las contribuciones patronales del mes de marzo y abril, una Asignación Complementaria al Salario de uno dos Salarios Mínimos Vital y Móvil los sueldos del mes de abril y la posibilidad de solicitar un crédito bancario a tasa subsidiada del 24 %.

Todas estas medidas, limitadas en cuanto a su masividad por un Estado Nacional escaso de recursos y con una alarmante caída experimentada en la recaudación impositiva desde el comienzo de la cuarentena, no alcanzan todas las empresas, ya que los beneficios están condicionados al hecho de haber sido incluidos en el listado de actividades en forma crítica, entre otros parámetros.

Nos encontramos con el panorama, que las empresas o individuos incluídos en el listado de actividades críticas, gozan de los beneficios, pero en la mayoría de los casos resultan insuficientes, sobre manera las actividades de mano de obra intensiva. Y es aún peor en el caso de algunos rubros de empresas consideradas esenciales, que les está permitido operar pero lo están haciendo en un nivel de actividad de entre el 25 y el 50 %.de su capacidad instalada.

Las PyMEs, en general, enfrentan el urgente problema de afrontar los sueldos como una variable de la cual depende la vida las mismas. Muchos de ellas, en un contexto de ayuda acotada del Estado, dificultad de obtener los créditos subsidiados por exigencias de garantías de los bancos e inflexibilidad de los gremios en convalidar reducciones de los sueldos de los trabajadores, corren el riesgo de tener que tomar medidas drásticas respecto a su continuidad.

Ante la casi certeza de la extensión de la cuarentena al momento de escribir estas líneas, el Gobierno Nacional se encuentra en la obligación, de salir al rescate en forma más contundente y generalizada al universo de PyMEs, que al no facturar no pueden pagar sus sueldos e impuestos.

El partido por ahora se sigue jugando, pero innumerables PyMEs están en tiempo de descuento, pidiendo más ayuda. O se intensifican las medidas paliativas por parte del Gobierno Nacional o habrá cierre masivo de empresas. Así de crudo, como la escenas de espanto que se ven a lo largo de todo el mundo.

Contador Público Claudio Sarella

Consultor PyME