Inicio Exclusivas Ramiro Castiñeira: “Arreglar con los bonistas era necesario pero no es suficiente”

Ramiro Castiñeira: “Arreglar con los bonistas era necesario pero no es suficiente”

El director de Econométrica explicó qué se logró con el acuerdo, cuáles serán los términos y la necesidad de un plan para tener garantías a futuro.

  • ¿Qué es lo que se acordó con los bonistas?
  • El nuevo gobierno había iniciado con la intención de negociar la deuda externa, dado que la Argentina ya estaba en una crisis. Esto se debe a que se le había acabado el crédito externo, no podía pagar sus vencimientos y necesitaba refinanciar los pagos y fue justamente lo que hizo. Los vencimientos que van a caer en los próximos 5 años van a ser pateados para adelante y, al mismo tiempo, se redujo la carga de intereses casi a la mitad. En consecuencia, al acreedor le implica una quita del valor de los bonos cercana al 45%, pero se ahorra de ir a juicio.
  • ¿El acuerdo es bueno o es el que se pudo hacer?
  • En el contexto que se realizó, no fue malo, aunque se puede decir que se demoró bastante. De hecho, no es que los acreedores aceptaron la oferta del gobierno sino que fue al revés. De hecho, en su primera oferta, el gobierno ofreció 40 dólares sobre 100 y ahí los bonistas dijeron que iban a aceptar una quita hasta el 40% y cerraron en 45%, con las condiciones legales que ellos pedían. Si bien el gobierno quería una quita más grande, el monto fue significativo y lo más importante es que fue voluntario. No llegamos a la situación de aplaudir un default o desconocer el fallo de un juez.

“El gobierno aceptó la oferta de los acreedores y no al revés”

  • ¿Va a haber algún efecto a corto plazo en la microeconomía?
  • Todas las decisiones macroeconómicas terminan afectando a todo. Esto descarta el peor escenario, que generaría más caída de actividad y más inflación. De todas maneras, este año la caída será aproximadamente del 12% y la inflación rondará el 45%. Lo que se descartó es que esos números sean todavía peores.
  • ¿Qué repercusión hubo en el mercado?
  • Si bien el mercado especula hacia adelante y ya descontó que iba a haber un acuerdo, ya con la certeza termina jugando a favor para que no se dispare el dólar o el riesgo país. Esto es condición necesaria pero no suficiente para salir de los problemas. Argentina es una persona desempleada con problemas en la tarjeta de crédito. Ya el tema de la tarjeta lo solucionó, pero sigue con el problema de no tener trabajo. Hace 10 años que la economía no crece y ese es el principal problema.
  • ¿Cómo imaginás la negociación con el FMI?
  • El Fondo va a querer cobrar, pero sabe que Argentina no le da bolilla a sus recomendaciones. Lo más probable es que le diga “hacé lo que quieras, reconoceme la deuda y me la pagás dentro de 4 o 5 años”. El FMI no quiere imponer agenda porque el gobierno no se la va a reconocer.

“Hay que abandonar el modelo económico que se aplica desde hace más de 70 años”

  • ¿El gobierno dio indicios de qué planes económicos tiene a futuro?
  • No, no tiene. Huelo que el único plan es el peronismo vieja escuela, que consta de pisar el dólar, pisar las tarfias, cerrar la economía, controlar los precios, controlar el comercio exterior, aumentar el gasto público y darle a la maquinita. Da la sensación de que la Argentina no se quiere escapar del modelo económico de los últimos 70 años, veremos si sucede algo diferente. Mientras el mundo tiene fe en la generación de ingresos en las empresas, acá se los trata como una subsecretaría donde te dicen a qué precio hay que vender, cómo y a quién.
  • ¿De qué manera el país puede volver a crecer?
  • Principalmente abandonar el modelo económico que se viene aplicando desde el golpe del ’30, en el que el Estado decide cómo tienen que obrar las empresas. Lo que se debe hacer es poner las reglas de juego, no coordinar la agenda económica y además tiene que aggiornar sus leyes económicas que solo le sirve a los sindicalistas, los jueces y al Estado.

por Tomás Amerio.