Inicio Noticia del día Cristina y Alberto cumplen tres meses sin hablarse ¿Hay retorno?

Cristina y Alberto cumplen tres meses sin hablarse ¿Hay retorno?

La relación está más tirante que nunca y reaviva la interna entre el kirchnerismo duro y los que responden al Presidente.

En el día de hoy Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner cumplen tres meses sin hablarse. La última charla que tuvieron el Presidente y la Vicepresidenta fue a fines de febrero.

Si bien las diferencias existieron desde el primer día en el que Alberto fue designado por Cristina para ser el candidato del Frente de Todos, la relación pasa por su peor momento desde que tomaron el Gobierno. En el medio de estas fechas pasaron el cumpleaños del presidente y el nacimiento de su hijo Francisco. Si bien CFK hizo un saludo público en ambas situaciones, no lo ha hecho por privado.

Sin embargo, dentro del Gobierno esto no pareciera ser algo que preocupe ni mucho menos. Días atrás, la portavoz de la presidente había afirmado que no «le parecía que hubiera un problema» el hecho de que el Jefe de Estado y su número dos no mantuvieran comunicación alguna.

Además, lejos de buscar un acercamiento, ambas partes parecieran estar mejor en esta situación. Alberto está gobernando sin la necesidad de consultar con Cristina y Cristina busca despegarse del fracaso del Gobierno de Alberto para poner a su candidato en el 2023.

Las declaraciones cruzadas son continuas, sobre todo desde un sector de La Cámpora hacia el Presdiente y sus ministros más fieles. Martín Guzmán y Matías Kulfas son los blancos preferidos para cuestionar el acuerdo con el FMI, los aumentos de tarifas y la búsqueda de reducir el déficit fiscal.

Con la renovación de esta alianza casi descartada, Alberto ahora se juega sus cartas para poder ser candidato para la reelección. Por el lado del kirchnerismo más duro, Axel Kicillof, Máximo Kirchner y la propia Cristina son los que asoman para buscar el sillón de Rivadavia. Mientras tanto, por más que Sergio Massa intente oficiar como mediador, pareciera no haber vuelta atrás.