Inicio Política Nacional El Movimiento Evita le contestó a Cristina Kirchner

El Movimiento Evita le contestó a Cristina Kirchner

La Organización Social acusó a la vicepresidenta de «no entender» cómo funciona el trabajo en la Argentina.

Luego de que Cristina Kirchner criticara duramente a las organizaciones sociales, desde el Movimiento Evita salieron a contestarle a través de un comunicado. Según entienden, hay una «campaña de estigmatización contra las organizaciones populares» en los medios y «en las afirmaciones de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner».

En primera instancia, los liderados por Emilio Pérsico y Chino Navarro aseveraron que «existen más de 200 organizaciones sociales que nacieron al calor de la resistencia al neo-liberalismo de los ‘90 y el macrismo. Son las mismas que estuvieron al frente del cuidado en la pandemia y las que hoy proponen organizar una sociedad que reclama nuevas formas de producción y trabajo».

Asimismo, denunciaron que «hace más de 50 años que no crece el trabajo registrado en la Argentina» y acusan que hay una «inacción del Estado» en «seguir aplicando recetas del pasado a problemas del presente». Por ello sostuvieron que «lamentan» que parte de la dirigencia política sea «incapaz de entender la realidad del trabajo en el siglo XXI».

«Hoy la realidad del trabajo la expresan las organizaciones sociales en conjunto con los sindicatos», sentenciaron y agregaron que «la economía popular es la expresión de esta nueva realidad del trabajo que tenemos que dignificar y dotar de derechos para construir las instituciones que requieren los descamisados del presente».

En ese sentido, dispararon que «reducir la economía popular a los planes sociales es negar la realidad. Los planes sociales son apenas el 10% de la economía popular y el 5% del conjunto de los trabajadores y las trabajadoras».

«El IFE nos demostró que había más de 11 millones de trabajadores y trabajadoras por fuera de las relaciones de dependencia. Hay 6,5 millones en el sector privado y más de 3 en el sector público. Los 11 millones de trabajadores y trabajadoras a las que nos referimos no se quedaron esperando que el Estado o el mercado resolvieran sus ingresos: salieron a buscárselos y hoy son la mayoría de la fuerza de trabajo», sostuvieron.

Por ello, marcaron que lo que hay que discutir es «cómo dotamos de derechos, herramientas y créditos a la producción de las y los trabajadores textiles, los cartoneros y recicladores, las empresas recuperadas, los pequeños agricultores, los ladrilleros, las trabajadoras del cuidado, etc».

«La política tradicional entiende la participación política de los más humildes desde dos lugares igual de estigmatizantes: víctimas, que deben recibir asistencia inmediata del Estado como único ejecutor posible o victimario, en forma de puntero político que es culpable de reproducir la pobreza. Punteros y planeros son dos expresiones que intentan denigrar la organización política y productiva de nuestros barrios populares», complementan.

Por último, se remarca que «desde el Movimiento Evita creemos que el peronismo debe ser la estrategia política de los trabajadores y las trabajadoras del presente. Negando la realidad del trabajo en el presente nos negamos la posibilidad de construir un futuro para todos y todas».